Sabores de Peñíscola

La mejor calidad mediterránea cocinada con mucho arte y un gran saber hacer

A estas alturas, no es ningún secreto que las escapadas gastronómicas tienen su propio espacio vital irrenunciable allá donde vamos. Nuestro mapita #LaGranTapa da buena fe de ello. 😛 Burgos, Galicia, Azores, Italia, Flandes, Budapest,… Hasta en Laponia Sueca o en el remoto pueblo ártico noruego de Kirkenes hemos vivido nuestro “momento bar”, nuestro momento más deliciosamente foodie. Por supuesto, Peñíscola no iba a ser menos. 😉

Apenas necesitamos cinco minutos a solas con Google para tener claro que la gastronomía de Peñíscola merecía un punto y a parte. Como buen destino mediterráneo de sol y playa, era más que obvio que la oferta culinaria sería brutal; aún así, superó todas nuestras expectativas sorprendiéndonos con un buen elenco de recetas y productos del mar del que poco o nada habíamos oído hablar -mucho menos comer- hasta entonces.

Espardenyes cocinados en casa
Espardenyes cocinados en casa. Tienen un fuerte sabor a mar y su textura es parecida a la sepia o el calamar

La mejor gastronomía de Peñíscola. Terrazas y restaurantes.

Una variadísima cocina mediterránea a la que nos apetece homenajear con este viaje por algunos de los mejores rincones gastronómicos donde darse un auténtico festín de sabores.

Cazuela de pescado
Cazuela de pescado del restaurante El Anfora

¿Se te ha abierto el apetito? 😉

Casa Jaime. Arroces que no dejan indiferente

Lo de Casa Jaime bien podría calificarse como amor a primera vista. Mar fue quien dio con él semanas antes de visitar Peñíscola. Tanto cotilleamos, que llegamos a memorizar sus platos y especialidades hasta el punto de tener claro qué pedir sin mirar su carta cuando llegó el día de sentarnos en una de las mesas de la terraza. Comenzaríamos por su “Capricho del Papa Luna”: Cáscara de Erizo de mar rellena de alcachofa D.O. Benicarlo, langostinos de Peñíscola y yemas de erizo. ¡Qué exquisitez! 😮

Erizos de mar
Erizos de mar (8’75€)

A este entrante le siguió una “Cazuela de almejas a la marinera” y un “Carpaccio de gamba roja del Mediterráneo”.

Al día siguiente pedimos por encargo su “Arroz Columbretes” -a base de yemas de erizo, gamba roja y ajetes tiernos-. Nos supo tan bien que nos estuvimos acordando de él durante días. 😀 Sí, podemos decir bien alto que sus arroces son espectaculares. Por cierto, también tienen arroces aptos para celíacos.

De tradición familiar -desde 1967-, en Casa Jaime siempre cocinan con la mejor materia prima del momento y, algo que nos gusta mucho, saben aprovechar como nadie la riqueza de productos que “fabrica” la costa que baña esta zona elaborando originales recetas como su “Arroz Calabuch” a base de espardenyes y ortigas de mar, su “Crujiente de galera” con albahaca y ralladura de limón, sus “Gyozas de galera” o su suculento “All i pebre de Pintarroja”. ¡Qué arte gastan!

Tapa de croquetas del restaurante Casa Jaime
Tapa de croquetas del restaurante Casa Jaime

Un saber hacer que se ve reflejado en muchos de los numerosos vídeos que publican en su facebook con recetas, la pesca del día o algunas de sus mini creaciones que sirven de aperitivo. Echa un vistazo y nos cuentas. 😛

Casa Jaime no está en el centro histórico de Peñíscola sino en la playa principal, la Playa del Norte, una ubicación ideal para maravillarte con la ciudad y su flamante castillo iluminado.

Peñíscola de noche
Peñíscola de noche

Roca Mar. Marisco a orillas del mar

La marisquería Roca Mar es de esos restaurantes en los que darse un homenaje de marisco o, sencillamente, disfrutar de una comida o cena especial. Elegante, relajado, con atención por el detalle, a pie del Mediterráneo y con una amplísima carta de “Frutos del mar”, como ellos dicen. Vamos, ¡que lo tiene todo! 😀

Le teníamos echado el ojo desde el primer paseo por Peñíscola y decidimos que sería el escenario del broche final de esta gran escapada.

Ostras del restaurante Roca mar
Ostras francesa del restaurante Roca mar (3’75€ cada una)

Parillada de pescado, ostras y caracoles de mar (puntxent) con salsa romescu -queríamos darle una oportunidad y sí, nos gustaron- fue nuestra elección. Ojalá nos hubiera dado la vida para pedir más platos; más de uno destaca sus arroces y sus cazuelas de pescado…

Caracoles de mar
Caracoles de mar (16’95€ – 500 gramos)
Parrillada de pescado del restaurante Roca mar
Parrillada de pescado del restaurante Roca mar (28’95€)

Bueno, también dejamos hueco para el postre… 😛

Ah! Una cosita más. Pedimos una botella de agua y nos pusieron Agua de Benassal, la cual emana de un cercano manantial natural -Fuente en Segures- famoso por sus aguas minero medicinales y su compromiso ambiental. Agua de la zona. Agua de kilómetro cero. ¡Bien!

Agua de Benasset
Agua de Benasset

La velada fue de 10. Memorable, y no te exageramos. Más de tres horas de verdadero deleite marino.

¿El precio? Como puedes imaginar, se sube un poco de la media pero asequible y más que acorde con la calidad y el trato recibido. 😉

El Ánfora. Sabores mediterráneos en un museo

El empinado y laberíntico centro histórico de Peñíscola está repletito de bares, tabernas, cafeterías y restaurantes. Opciones no faltan. Uno de los más pintorescos es la taberna El Ánfora, un pequeño local decorado con centenares de objetos y utensilios relacionados con la mar y el submarinismo; ¡parece un museo! Sin duda, la mejor forma de entretener la mirada mientras saboreas las deliciosas recetas que, día tras día, preparan Dani y su mujer con lo mejor de esta tierra mediterránea.

Taberna El Anfora
Taberna El Anfora
Interior de la Taberna El Anfora
Interior de la Taberna El Anfora

Un lugar acogedor, amable y con encanto, tanto dentro como fuera, en su pequeña terraza habilitada con cuatro mesas alargadas de madera.

Gastronomía de Peñíscola - Langostinos
Langostino rallado de Peñíscola

Aquí probamos por primera vez las ortiguillas de mar, un producto curioso en textura con un fortísimo sabor a mar que, como muchos dicen, o las amas o las odias. Nosotras nos declaramos fans totales desde el primer bocado. ¿Las has probado alguna vez?

Gastronomía de Peñíscola - Ortiguillas
Las ortiguillas son, en realidad, anémonas de mar

Casa Dorotea. Cocina marinera con encanto y familiar

El restaurante Casa Dorotea es de esos lugares en los que decides sentarte por lo cuco que es –terraza con mesitas vestidas de blanco y azul y varias pinturas alegres decorando la anciana pared de piedra- y te quedas por la buena mesa y la simpatía. No teníamos referencias previas pero lo descubrimos caminando por uno de los callejones del casco viejo que suben al castillo y decidimos probar suerte. Desde 1982 rezaba el cartel. 😀 Además, casi no tenía mesas libres… ¡buena señal!

Restaurante Casa Dorotea de Peñíscola
Restaurante Casa Dorotea de Peñíscola

Pedimos una de chipirones (8€), unos boquerones (6€) y una jarra de sangría y tan a gusto que estuvimos. Nos quedamos con ganas de pedir su arroz con bogavante o su suquet de pescado -tienen muy buenas críticas- pero nos pareció demasiado para cenar, jejeje.

Cierto es que el tema de la bebida lo pueden mejorar -vimos que en otras mesas ponían cerves de lata marca blanca y vino un poco más de lo mismo- y no aceptan tarjeta de crédito pero, por lo demás, un clásico de Peñíscola muy recomendable.

Vista al Mar. Cazuelas de pescado con vistas

El restaurante Vista al Mar es uno de los mejor valorados de Peñíscola. Por su inmejorable situación, en una de las callejuelas de fuerte pendiente que suben al castillo y a la altura suficiente para otear el profundo mar que baña la ciudad, por el buen trabajo que sale de sus fogones y por la empatía de su personal. ¡Damos fe!

A primera vista puedes pensar que es ese típico sitio centrado más en el turismo que en ofrecer calidad pero ¡para nada! Como no nos gusta prejuzgar, cotilleamos su valoración en Tripadvisor y Google y ¡la supero con creces! así que… ocupamos una mesa. 😉

Arroz con bogavante
Arroz con bogavante

En esta sobremesa contábamos con compañía por lo que pedimos un súper arroz con bogavante y una señora cazuela de pescado. Ambos platos muy sabrosos, bien preparados y generosos en cantidad. Disfrutamos como enanos.

Cazuela de Pescado del restaurante Vista al mar
Cazuela de pescado

Así se lo hicimos saber a la gaviota que vino a saludarnos. 😛

Paloma

Casa Llucio. Al rico mejillón

Incluimos a Casa Llucio en este listado no porque nos pareciera el restaurante del siglo sino por su paellera repleta de mejillones con abundante picadillo de ajo y perejil por 8€ y vistas al Mediterráneo. ¡Qué tiernos y ricos estaban! 😀

Gastronomía de Peñíscola - Mejillones
Mejillones de Casa Llucio

Aquí sí que ojeamos las críticas y bueno, digamos que no es para tirar cohetes. Tampoco pedimos su vermouth casero (al menos eso anuncian bien en grande en su fachada) por lo que no podemos opinar. En su lugar, nos pareció más acertado maridar la súper ración de moluscos con unos vinitos blancos bien fresquitos. ¡Acertamos!

Y entonces, ¿me lo recomiendas? Pues si tienes antojo de mejillones, sinceramente, ¡sí, por supuesto! Para una relación gastronómica más duradera, creemos que hay mejores sitios en este bonito pueblo de la costa levantina. 😉

La Marsela. Desayunos con tradición repostera

Peñíscola tiene un pescado extraordinario y unas verduras de poblaciones aledañas excepcionales pero… ¡No todo va a ser salado! La tradición repostera de esta localidad es sobresaliente: “Pastissets” de decenas de sabores, “Flaons de Peñíscola” -almendra y requesón-, “Dulce de Papa Luna” -nueces, almendras, frutos mediterráneos y vainilla- y, por supuesto, las muchas y variadas tentaciones golosas que tienen al apreciado turrón alicantino como base. ¡Qué locura! 😮

Gastronomía de Peñíscola - Pastissets
Los pastissets son un dulce típico de Peñíscola

Uno de los mejores sitios para hacerte con alguno de estos dulces es la panadería-cafetería La Marsela, un horno tradicional que lleva desde 1940 ofreciendo la mejor repostería casera en este pueblo costero.

Nosotras compramos una cajita de pastissets de calabaza para el camino de vuelta a Madrid. Teníamos que haber comprado dos… 😛

Por cierto, tienen una terraza chillout muy fresquita y agradable. 😉

Bonus extra. Blue Dream

Y después de una buena sobremesa, que no falte el momento relax. Uno de los lugares que te recomendamos para este cometido es la terraza del Blue Dream. Cuca como ella sola, con el azul como protagonista, adornada con flores y con unas amplísimas vistas a la inmensidad del vasto mar como compañía.

Terraza del Blue Dream
Terraza del Blue Dream

Y, hasta aquí, nuestro viaje culinario. Por supuesto, estamos convencidas de que hay muchos más lugares fabulosos para darse un señor homenaje así que, tendremos que volver para ampliar esta lista, jejeje. Y tú, ¿nos recomiendas algún otro sitio donde saborear Peñíscola? 😀

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *