Un día en el Círculo Dorado de Islandia: Gullfoss, Geysir y Thingvellir

La primera parada de nuestra ruta fue el Círculo Dorado de Islandia, queríamos conocer tres de los lugares más fascinantes de la isla

Islandia es un destino turístico en sí misma. No sólo una ciudad, o una región, o un espacio natural concreto. Cuando alguien se plantea visitar Islandia, quiere verla y disfrutarla enterita. Sin embargo, como es habitual, esta isla salvaje tiene lugares, digamos im-pres-cin-di-bles y lugares que, bueno, podríamos sobrevivir emocionalmente aunque no los conociéramos -al menos, no en la primera visita-. 😉

La zona del Círculo Dorado pertenece al primer grupo. Sólo en este área del suroeste de Islandia, se dan cita tres de los lugares más relevantes y sobresalientes de la isla. Esto es, el Parque Nacional de Thingvellir, el Área Geotérmica de Geysir y la espectacular Cascada de Gullfos. ¡Casi nada! 😮

Si a esto le sumamos que está muy cerquita de la capital, Reykjavik, y que tiene conexiones en bus y buenas carreteras de acceso,… te puedes imaginar la de visitas que recibe.

Además, tiene otra ventaja. Y es que, con una buena planificación, y si la cambiante climatología islandesa tiene a bien, el Círculo Dorado se puede visitar en un solo día; sobre todo si contamos con las horas de luz del verano. En invierno, que es cuando fuimos nosotras, sólo fue cuestión de madrugar un poquito más.

Y bueno, es cierto que, con la situación sanitaria actual, el escenario ha cambiado sustancialmente pero, por suerte, también han surgido soluciones innovadoras que hacen posible volver a soñar con Islandia, como el seguro de viaje con PCR de InterMundial; el único seguro que cubre la PCR antes y durante el viaje (ya no tendríamos que pagar la prueba en el laboratorio). 😀 Un importante paso adelante que nos acerca aún más a nuestra querida Islandia! 🤩

Círculo Dorado de Islandia

Como estábamos deseando conocerlo, el Círculo Dorado fue nuestra primera parada de la ruta en coche por Islandia. Incluso reservamos una noche de alojamiento en una granja familiar cercana, en Flúðir, porque imaginamos que visitar los tres emplazamientos nos llevaría todo el día y no queríamos conducir de noche. ¡Decisión acertada! Además, quisimos ser previsoras por si no nos daba la vida para verlo todo en ese primer día y necesitábamos parte del siguiente. Afortunadamente, sí nos dio tiempo. 😀

Dicho esto, ¿te apetece conocer esta parte del corazón islandés un poquito mejor? 😉

Parque Nacional de Þingvellir

Apenas 45 kilómetros separan Reykjavik del Parque Nacional de Þingvellir. Nosotras tardamos un poquito más en llegar porque veníamos del Retreat Hotel y del Blue Lagoon -un caprichazo que nos dimos para la primera noche en tierras islandesas- 😛

Qué ver en el Círculo Dorado - Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir

Llegamos y dejamos el coche en el amplio parking disponible (a lo largo del parque hay más zonas de aparcamiento). Vimos que había que pagar por estacionar. 750 ISK/coche/día (unos 4’7€). ¿Cómo y dónde pagarlo? En una caseta que había justo al lado, a través de un TPV muy fácil de usar. 🙂

Ticket en mano, y tras una visita rápida al Centro de Visitantes, nos fuimos a descubrir Þingvellir, el espacio protegido más importante de Islandia, por dos motivos principales: Ser la base de la democracia islandesa y génesis de la isla.

Centro de visitantes del parque Thingvellir
Centro de visitantes del parque Thingvellir

Primer parlamento del mundo. Lögberg

Justo aquí, se constituyó, en el año 930, el primer parlamento democrático de Europa y puede que del mundo. La roca de la ley -el Lögberg– fue el lugar donde los primeros colonos se reunían anualmente para celebrar la Asamblea General -el Alþing– que duraba 2 semanas. Por su relevancia histórica, fue justo aquí donde se declaró la independencia de Islandia en 1944.

Lögberg
Lögberg, el primer sitio en el que se constituyó un parlamento democrático

Como no podía ser de otra forma, este sitio forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Era tan emocionante estar ahí. Como su propio nombre indica, ese primer lugar de reunión es una roca, tal cual, pero la relevancia histórica es de tal calibre que no necesita de ninguna ostentosidad ni edificio para percibir su importancia. Hoy día, hay instalada una bancada de madera porque anualmente se siguen celebrando eventos.

Entre dos continentes

En Þingvellir, además, está la famosa grieta Silfra que separa las placas tectónicas de Noramérica y Eurasia. De hecho, justo por esta grieta emergió Islandia de los océanos. Por lo que acertamos si decimos que Islandia nació en Þingvellir.

Por cierto, una separación tectónica a través de la cual se puede bucear y hacer snorkel; ¿te imaginas? ¡Bucear entre dos continentes! 😮 Quién sabe, quizá algún día…

Y, además,…

Pero además de su relevancia histórico/social, Þingvellir ofrece una belleza paisajística mayúscula.

Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir

Siguiendo las claras indicaciones que había disponibles por todo el parque, fuimos conociendo cada uno de los lugares destacados.

Laguna de Thingvellir
Laguna de Thingvellir

Disfrutamos de la belleza de postal del Lago Þingvallavatn, el cual estaba parcialmente congelado.

Qué ver en el Círculo Dorado - Lago Þingvallavatn
Lago Þingvallavatn
Qué ver en el Círculo Dorado - Río Öxará
Río Öxará

Un lago que bebe de las aguas del Río Öxará.

Drekkingarhylur
Drekkingarhylur (piscina de ahogamientos). Desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII, éste fue el lugar donde se ahogaba a las mujeres infractoras de la ley por adulterio, infanticidio o perjurio

Visitamos la Cascada de Öxarárfoss. Era la primera cascada islandesa que veíamos y nos pareció muy coqueta. Además, como estaba semi congelada, el contraste del blanco del agua helada sobre el oscuro basalto la hacía aún más bonita.

Cascada de Öxarárfoss
Cascada de Öxarárfoss
Cascada de Öxarárfoss
Cascada de Öxarárfoss
Cascada de Öxarárfoss
Cascada de Öxarárfoss

Y nos acercamos a Þingvallakirkja, la iglesia de Þingvellir, la primera iglesia que se construyó en Islandia. Bueno, ese fue el lugar, porque ese primer templo cristiano, ordenado construir por Olaf II el Santo en el año 1000, no aguantó el paso del tiempo. Ésta que vemos, se construyó en 1859.

Þingvallakirkja (Iglesia de Thingvellir)
Þingvallakirkja (Iglesia de Thingvellir)
Detrás de la Iglesia de Thingvellir está la tumba con los restos de Jónas Hallgrímsson, uno de los poetas más importantes de Islandia y uno de los fundadores de la revista islandesa Fjölnir, la cual fue utilizada en la lucha por conseguir la liberación de Islandia de manos danesas con la esperanza de lograr su independencia.

Era la primera zona de Islandia que explorábamos y nos gustaba. Muchísimo. Hacía un viento horrible, todo hay que decirlo, pero lo compensaba alzar la vista y llenar la retina con los amplios paisajes yermos salpicados por un puñado de árboles y las montañas semi nevadas asomando en el horizonte.

Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir

O paseando entre los imponentes paredones basálticos de la gran fisura de Almannagjá, la brecha de siete kilómetros de longitud que separa la placa tectónica americana de la euroasiática.

Como curiosidad, Þingvellir y la península islandesa de Reykjanes, son los dos únicos lugares del planeta en los que se puede observar este fenómeno de separación de placas por encima del mar.

Qué ver en el Círculo Dorado - Parque Nacional de Thingvellir
Caminando entre dos continentes. Derecha, placa americana; Izquierda, placa euroasiática

La sensación era la de estar en un lugar muy lejano. Inhóspito. Salvaje. Y es que, si algo tiene Islandia, es que la naturaleza no se invade.

Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir
Parque Nacional de Thingvellir

Sólo se han construido las infraestructuras estrictamente necesarias para poder penetrar en ella y disfrutarla con seguridad. Nada más. Y es algo que se percibe y que, en parte, explica porqué la echamos tanto de menos y no vemos la hora de regresar.

Área Geotérmica de Geysir. Haukadalur

¿Sabías que la palabra géiser proviene, precisamente, del nombre de la terma Geysir que hay en Haukadalur, en Islandia? ¿Y que el propio término Geysir deriva a su vez del verbo islandés geysa cuyo significado es emanar? Nosotras, antes de visitar Haukadalur, el valle de los géiseres, nop. 😛

Así que sí, el nombre que recibe este curioso fenómeno geotérmico que escupe periódicamente una columna de agua hirviendo y vapor al aire, tiene su origen en Islandia, en el géiser Geysir.

Antes de llegar propiamente al valle, pensábamos que “sólo” íbamos a ver un géiser en acción. Pero no, cuando llegamos al Valle de Haukadalur, comprobamos que era un señor complejo geotérmico con varios géiseres y fumarolas distribuidos en los 3 kilómetros cuadrados que mide el área geotermal. Hasta tiene zona de restaurante/información.

Círculo Dorado de Islandia - Geyser
Centro de información y cafetería en Geyser
Panel informativo
Haz clic para ver la información con más nitidez
El horario de acceso al Área Geotermal de Geyser es de 10:00 a 17:00 y es completamente gratuito. Si quieres colaborar con su mantenimiento, tienes la posibilidad de realizar un donativo.

En la zona hay WC abiertos las 24 horas del día y una cafetería que, a su vez, hace las veces de punto de información.

Salvo algunas zonas que estaban tapizadas de musgo, el resto era una superficie humeante y completamente encharcada por los vapores de agua acumulados.

Fumarola en el área geotermal
Algunos géiseres son menos intensos y sólo forman fumarolas

En el ambiente se respiraba el intenso olor a azufre tan característico de este tipo de sitios.

Área geotermal del Valle de Haukadalur en el Círculo Dorado
Área geotermal del Valle de Haukadalur en el Círculo Dorado

Lo bueno de este “aroma” es que, pasados unos minutos, te acostumbras a él y ya casi ni lo notas, jejeje. En ese momento, recordamos la primera vez que visitamos un lugar similar; fue la zona de Furnas, en la Isla de São Miguel, la mayor de las Islas Azores. Solo que, la versión islandesa era más salvaje e intensa.

Círculo Dorado de Islandia - Geyser
Área Geotermal de Geyser

Pero volvamos a Islandia. Pasamos delante de la famosa terma Geysir, la cual escupía columnas de hasta 80 metros…, y comprobamos lo que ya habíamos leído, que lleva dormida durante años. Al parecer, por la cantidad de objetos que se arrojaron en su interior… ¡Una pena!

Terma Geyser de Islandia
Quizá algún día, la terma Geysir vuelva a activarse…

Eso sí, en su boca había varias burbujas haciendo chop chop.

Strokkur

Continuamos hasta llegar a su hermano Strokkur. Actualmente, el géiser más activo e importante del valle. Un géiser que cada 8/10 minutos -minuto arriba, minuto abajo-, expulsa una columna de agua hirviendo de hasta 35 metros de altura, a una temperatura de entre 80 y 100 grados. ¡Flipante! 😮

Círculo Dorado de Islandia - Géiser Strokkur
Área del géiser Strokkur

Por supuesto, el área protegida por el cordón de seguridad es muy amplia. Lo suficiente para que ni una sola gota, por muy alto que suba el chorro, nos alcance.

¡La expectación era máxima! A veces se empezaba a formar una burbuja sobre el orificio de la tierra y todos pensábamos que había llegado el momento. Cámaras, móviles,… ¡había que inmortalizarlo! Pero no, falsa alarma, o se desinflaba de nuevo o según comenzaba a subir, se desvanecía.

Círculo Dorado de Islandia - Boca hirviendo de Strokkur
Strokkur preparándose para la acción

Y, de repente, ¡ahí estaba! ¡estallando con toda sus fuerzas! No siempre sucedía cada 8 minutos pero casi, casi. ¡Pluuuuf! Y todos, ¡Huaaaala! Era súper divertido y emocionante. Casi adictivo. Acabábamos de ver la primera y ya estábamos deseando ver la siguiente. 😄

Círculo Dorado de Islandia - Géiser Strokkur
Strokkur en acción
Columna de agua hirviendo
¡Pluuuuuf!

Tras pasar algo más de una hora en modo bucle, continuamos ruta hacia la siguiente maravilla del Círculo Dorado: la señora Cascada de Gullfoss.

Como curiosidad, solo en el Valle de Haukadalur se localizan 6 de los 1000 géiseres que se han llegado a contabilizar en el planeta. Y otra curiosidad del mundo géiser; de ese millar, la mitad están en el Parque Nacional de Yellowstone. 😱

Cascada de Gullfoss

Reconocemos que describir lo que sentimos cuando vimos la Cascada de Gullfoss por primera vez no nos es fácil. Era como si la Tierra se hubiera desquebrajado en dos y hubieran brotado infinitos litros de agua del subsuelo, o como si se hubieran desbordado decenas de ríos a la vez.

Círculo Dorado de Islandia - Cascada Gullfoss
Cascada Gullfoss

Ante nosotras teníamos a la imponente y grandiosa Gullfoss. Uno de los lugares más alucinantes e imponentes de Islandia y que, dicho sea de paso, nuestra retina había tenido la ocasión de disfrutar hasta la fecha.

Círculo Dorado de Islandia - Cascada Gullfoss
Cascada Gullfoss

Además, estaba especialmente fotogénica por la cantidad de nieve que aún tenía a uno y otro lado.

Habíamos visto decenas de fotos y vídeos en la fase de planificación de #LaGranIslandia pero nada era ni mínimamente comparable con tenerla justo en frente mientras escuchábamos el estruendo de la gigantesca lengua de agua antes de desaparecer engullida por las paredes del cañón. ¡BESTIAL! 😮

Círculo Dorado de Islandia - Cascada Gullfoss
Cascada Gullfoss
Círculo Dorado de Islandia - Cascada Gullfoss
Cascada Gullfoss

Sí, sin duda alguna, su fama se la tiene más que merecida.

Y eso que nos quedamos con las ganas de aproximarnos mucho más porque la pequeña senda que permite acercarse estaba cortada por tener nieve y corríamos el riesgo de resbalarnos y caernos. Desventajas de viajar en invierno… 🙁

Camino cortado
En verano, este camino no está cortado y es posible aproximarse aún más
El acceso a Gullfoss es completamente gratuito, tanto el parking como la propia cascada. Además, en las inmediaciones hay WC y una cafetería que, a su vez, hace las veces de punto de información.

La senda de acceso al mirador principal está acondicionada para personas con movilidad reducida.

Plano de la zona de Gullfoss
Plano de la zona de Gullfoss

Pero no, no nos íbamos a quejar. En absoluto. Contemplarla desde el mirador habilitado para ello ya nos era más que suficiente. ¡Palabrita! No nos cansábamos de mirarla. Nos parecía tan, tan poderosa… ¡Fue un momento inolvidable!

Cascada de Gullfoss
Gullfoss de cerca

No venderé, amigo

Pero si la cascada nos gustó e impresionó, conocer su historia nos enamoró. 😍

En 1907, un inglés quiso aprovechar el poder de Gullfoss para la generación de electricidad. Tómas Tómasson, un agricultor de Braltholt que era, en aquel momento, dueño de las tierras donde estaba la cascada, rechazó la oferta diciendo “No venderé, mi amigo”.

Posteriormente, la cascada fue arrendada a inversionistas extranjeros. La hija del granjero Tómas, Sigríður Tómasdóttir, intentó que se anulara el contrato de alquiler, pero su intento falló en los tribunales. Ante este rechazo, Sigríður amenazó incluso con suicidarse en la propia cascada si no se paralizaba el plan. Finalmente, la construcción de la presa nunca se llevó a cabo, y en 1929, se canceló el contrato de alquiler por no recibir los pagos.

La lucha de Sigríður por la cascada fue desinteresada y única. A menudo trabajaba las veinticuatro horas del día y hacía largos viajes por carreteras de montaña, vadeaba grandes ríos durante todo el año y tenía numerosas reuniones con funcionarios del gobierno en Reykjavik. Tal fue su lucha, que no pocas veces ha sido considerada la primera protectora del Medio Ambiente de Islandia.

Pero Sigríður no sólo fue clave para Gullfoss por esta intensa lucha. Según exponía otro panel, ella, junto a sus hermanas, crearon el primero sendero que permitía descender hasta la cascada; un camino que posteriormente recorrerían guiando a los primeros turistas que comenzaban a visitar el lugar. Hablamos del año 1875. Antes de ese año, el acceso a la cascada era muy complicado por la propia naturaleza accidentada del terreno y la tremenda dificultad para cruzar los ríos.

Sigríður falleció a los 87 años, en 1957. En su honor, en 1979, se levantó un memorial junto a la cascada. Ese mismo año, 1979, Gullfoss y su entorno fueron declarados Reserva Natural.

Memorial en honor a Sigríður Tómasdóttir
Memorial en honor a Sigríður Tómasdóttir

En el memorial, puede verse esculpida la cara de Sigríður; una obra que lleva la firma del escultor islandés Ríkarður Jónsson.

Una inspiradora historia con final feliz de una gran mujer a la que le estamos muy agradecidas por luchar para que podamos disfrutar de Gullfoss tal y como la naturaleza la trajo al mundo. ¡Gracias! 😀

Por cierto, ¿sabes qué significa su nombre y de dónde proviene?

Gullfoss, Cascada de oro. El sufijo islandés -foss significa cascada y la palabra gull, oro.

Y sobre la procedencia de su nombre, pues hay varias teorías. Un par de ellas apuntan a que se debe al tono dorado que adquiere cuando atardece o al arcoiris que se suele formar cuando la luz del sol atraviesa las partículas de agua. Lástima que no viéramos uno nosotras…

Otra teoría con tintes de leyenda asegura que su denominación le viene dada porque fue precisamente a las aguas de esta cascada donde el acaudalado granjero islandés Gýgur, arrojó un cofre repleto con el oro que había conseguido reunir en vida.

¿Qué teoría te gusta más? 😛 Nosotras casi que nos quedamos con la del atardecer.

Jónas Hallgrímsson. “Islandia”...Pero en lo alto de los campos lavados, donde
todavía fluye el río Osar
Abajo en la garganta de Almanna
Ya no se sostiene nada,
Ahora el puesto de Snorri sirve como redil,
la maruca sobre Logberg el sagrado...

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *