Soy de Madrid, me gusta Madrid y soy Travel Blogger

Madrid, esa ciudad abierta, dinámica y castiza que enamora no sólo a quienes la visitan sino también a los muchos viajeros que nacieron en ella. Pongamos que hablo... ¡De Madrid!

Igual ya sabes, y si no te lo contamos ahora, que la mitad de este blog, Mar, abrió sus ojos por primera vez en Madrid. Si a esto sumamos que la otra mitad, Eli, es una hija adoptiva que ama la ciudad tanto como si hubiera nacido en ella, es fácil entender porqué cualquier momento es perfecto para dedicar unas cariñosas palabras a “la capi” y, ya de paso, hacerle algunas carantoñas.

En esta ocasión, y con motivo de que ya está aquí la primavera “que la sangre altera”, hemos querido saber cuál es el Madrid de los viajeros madrileños. Esa faceta, espacio, monumento, situación o recuerdo que, para ellos, mejor identifica a la ciudad que les vió nacer y por el que sienten una debilidad especial que hace que, por mucho que viajen y exploren ciudades y lugares del planeta, al volver a SU MADRID se les dibuje una sonrisa de oreja a oreja. ¿Quieres saber qué nos han contado?

Madrid por sus viajeros

El Madrid de Alicia Ortego, del blog Los Viajes de Ali

El lugar más romántico de Madrid

Hay muchos lugares de Madrid en los que me siento identificada con la ciudad que me vio nacer, crecer y vivir. Pero el Palacio de Cristal de El Retiro es, sin duda, uno de los más especiales para mí. Quizá porque mis padres se hicieron allí las fotos de boda y estas siempre me gustaron. O porque lo he visitado muchas veces sin cansarme. No sé, pero voy a tratar de explicarlo mejor.

En un rincón frondoso de El Retiro se halla el Palacio de Cristal. Enseguida te darás cuenta de que el ruido del tráfico ha desaparecido como por encanto, aunque no te has adentrado tanto en el parque.

Palacio de Cristal
Palacio de Cristal

El Palacio es inconfundible. Una construcción de cristal y hierro emplomado, de aire etéreo y sobre todo romántico. Se completa con los árboles que lo rodean, el pequeño lago al que se asoma, con sus cisnes blancos y alguno negro, y los sauces que crecen en el agua.

Ya en el interior, puedes recrearte en los juegos de luz que forman los rayos del sol que atraviesan los cristales. Muchas veces hay exposiciones de arte, que en general respetan el lugar, lo realzan, o le dan un punto diferente. 

Un lugar para sentir que quieres estar allí sin querer escapar a ningún otro lugar. Tan madrileño como la cercana Puerta de Alcalá, la Plaza Mayor o el Rastro 🙂 

Si no lo conoces… ¡Espero haberte convencido!

El Madrid de Lucy, del blog Algo que recordar

La ciudad de todos

He tardado mucho tiempo en identificarme públicamente como madrileña. Como la gran mayoría de los que nacimos en esta ciudad en los 80 y en los 90, nuestras raíces directas proceden de otras zonas del país. Las mías, del sur. Más en concreto de Granada, tanto por parte de padre como de madre. Así que durante toda mi infancia y mi adolescencia cuando alguien me preguntaba que de “dónde era”, mi respuesta era siempre la misma: “soy de Granada”. A lo que me solían responder “¿pero si no naciste allí por qué dices que eres de allí?” y en seguida añadía “porque uno no es de dónde nace, uno es de dónde se siente”.

Mural
Mural

Después de tanto ir y volver por el mundo, hace años que respondo que soy de Madrid. Me encanta escuchar como está llena de hijos adoptivos de todas partes. Como nos recibe con los brazos abiertos una y otra vez.  Como está plagada de turistas a los que nadie pone mala cara porque, los que sí nacimos aquí no consideramos que Madrid sea de nuestra propiedad.

Y precisamente por no ser de nadie, es de todos. De Madrid no me quedo con una única experiencia, porque tiene opciones para todos los gustos. De Madrid me quedo con su actitud abierta hacia todas las personas. Eso es lo que me hace sentirme tan orgullosa de ser de Madrid.

El Madrid de Cristina Motrel, del blog Los Viajes de Wircky

Avenidas señoriales y literatura

Son muchos los lugares por los que me gusta pasear en Madrid, aunque si tuviera que elegir uno solo me quedaría con dos que son casi uno: el Paseo del Prado y el Paseo de Recoletos. A mí me gusta iniciar este paseo desde el sur, partiendo de Atocha y finalizando en Colón. Durante estos dos kilómetros puedes disfrutar de su amplia y elegante avenida, de sus árboles, de sus fuentes y de sentarte en un banco a escuchar los pájaros mientras contemplas algunos de los rincones más emblemáticos de Madrid.

Mientras camino por estos paseos no puedo evitar mirar a uno y otro lado para no perderme ninguno de los detalles de sus edificios señoriales, que los he visto una y otra vez pero nunca me canso de ellos. Tampoco me canso de visitar el Jardín Botánico, el Museo del Prado, la Casa de América o la Biblioteca Nacional, todos ellos en estas dos grandes avenidas de Madrid. Y por supuesto sus fuentes, tan bonitas y grandiosas, como son Cibeles y Neptuno. 

Fuente de La Cibeles
Fuente de La Cibeles

El Paseo del Prado y el Paseo de Recoletos son los dos bulevares más bonitos de Madrid y el de Recoletos es aún más amplio, más verde y más bonito, con jardines muy cuidados y terrazas en las que disfrutar del buen tiempo, además de albergar el histórico Café Gijón, ese café de los escritores que se hizo famoso en el siglo XX por sus tertulias literarias y en el que aún hoy puedes utilizar como punto final de este bonito paseo por Madrid.  

El Madrid de Marta Aguilera, del blog La Mochila de Mamá

Otoño en Madrid

Si cierro los ojos y pienso en Madrid, mi mente me lleva rápidamente al otoño. A sus colores ocres y rojizos; al olor de las primeras lluvias; al crujir de las hojas secas; al sabor de las castañas asadas… Es, sin ninguna duda, mi estación favorita del año. Y, junto a la primavera, la mejor época para visitar la ciudad.

Parque de El Retiro
Parque de El Retiro

Pasear por El Retiro, el Madrid Río o por cualquiera de los parques que inundan la ciudad, ¡es una maravilla! Así que, cuando el otoño llega a Madrid, me encanta disfrutar de ese sol que calienta pero no abrasa o del frescor mañanero que tanto se agradece después del tórrido verano madrileño.

El Madrid de Patricia y Ángel, del blog Tienes planes hoy

De toda la vida

Madrid, el medieval, de farolas naranjas, calles estrechas y trazado irregular, el que ve caer los atardeceres rosados y violetas, tan de aquí, tras los tejados del Madrid de los Austrias desde la Plaza de la Paja, ese es el Madrid que más nos toca la patata. La Plaza de la Paja tiene algo especial, además de una pendiente considerable. Sencilla, pero llena de historia. Había un mercado donde se vendía paja para las mulas del clero, de eso hace siglos ya.

Plaza de la Paja
Plaza de La Paja

Hoy, la restauración es protagonista, pero sigue siendo familiar, acogedora, sin pretensiones, aunque guarde lo que más valor da a un lugar, muchas historias. Hay mesas y sillas para sentarte, muchas de aluminio, “de las de toda la vida”. Con buen tiempo, se escucha un bullicio tranquilo, cosas de Madrid. Alrededor, están todas esas calles que nos atrapan.

Por más veces que las recorramos, nos obligan a interrumpir nuestra conversación para hablar de ellas y acabamos pronunciando “me encanta Madrid”. Pasear, perderte e hipnotizarte por las hileras de balcones madrileños y el ambiente tranquilo de esas calles nos hace querer a Madrid.

Resulta increíble que en ese laberinto, generalmente silencioso, palpite el corazón de esta gran ciudad.

El Madrid de Patricia Velasco, del blog De Ilusión a Recuerdo

Escenario de recuerdos

Ecos desde un altavoz que anuncia a los escritores del momento firmando libros y dan alas a las ilusiones de una niña de la mano de su madre, besos torpes envueltos en nerviosas risas adolescentes en la escalinata que da al gran lago, crujidos de hojas secas que realzan la belleza de un relajado paseo otoñal de domingo, notas que salen de un viejo saxofón para ser la banda sonora de un improvisado picnic con vistas a la Puerta de Alcalá, peleas entre patos, palomas y tortugas por los pedazos de pan que lanzan dos diminutas manitas frente al Palacio de Cristal.

Estanque en El Retiro
Estanque en El Retiro

Cuando hay un lugar capaz de ser el escenario de los recuerdos de toda una vida cómo no elegirlo como tu destino favorito de la ciudad. El Parque de El Retiro fue, es y será mi rincón predilecto de Madrid.

El Madrid de Paula Mayoral, del blog Tierra sin límites

Pasado y presente

Me encantan los edificios industriales reconvertidos en espacios culturales. Y, especialmente, Matadero Madrid por lo que es hoy y por lo que significa para mí.

Este conjunto de edificios lleva aquí desde principios del siglo XX. Yo lo conocí ya en los años 90. Mi colegio estaba al lado y este espacio medio abandonado (el Mata) no dejaba de tener su atractivo para un grupo de preadolescentes.

Matadero Madrid
Matadero Madrid

Luego vino el cambio. Se rehabilitó. Sus salas se adaptaron para acoger exposiciones, cine, cafeterías, teatros… Y actualmente es un gran espacio para la cultura y el ocio.

Ya no vivo por allí, pero, al menos, una vez al mes me reúno con mis amigas de siempre para volver a los sitios de antes. Todo (el barrio, sus edificios y las personas) ha cambiado, pero la esencia permanece.

Y creo que eso define a Madrid al completo. La ciudad evoluciona, pero nunca pierde su yo. Su lado más auténtico y castizo.

El Madrid de Dani Keral, del blog Un Viaje Creativo

Cafés que inspiran

Es como el rayo y el trueno durante una tormenta: primero llega el borboteo, el sonido de la máquina de café express invadiendo el local -y obligando a alzar la voz a las parejas que conversan en sus mesas-. Segundos después llega el aroma: ahora es el olor tostado -inconfundible- del café el que lo impregna todo. Como llevado por un resorte, mi mano se dirige hacia la taza que reposa sobre la mesita de mármol, junto al libro que estoy leyendo. Tomo un sorbo, levanto la mirada y observo la luz color papiro de la tarde que penetra por las cristaleras del café Barbieri.

Café Barbieri
Café Barbieri

No sé que tiene ese local, de aspecto bohemio, en pleno corazón del barrio de Lavapiés. El caso es que “algo” lo hace diferente a otros de los tantos bares castizos de la capital. En él, mi imaginación toma impulso, mi creatividad se concentra y mi mano escribe casi de forma automática palabras que, horas después, no recordaré de dónde salieron. 

Quizá de frases suspendidas en el aire. O de voces grabadas en otra dimensión, en otro tiempo…

Termino de paladear el último sorbo, devuelvo la taza a su sitio y regreso a mi lectura. Ángel González me está esperando. 

El Madrid de Noelia Ramos, del blog Woman To Santiago

El Camino por Madrid

Como madrileña y amante del Camino del Santiago no puedo resistirme ante el recorrido que la Ruta Jacobea tiene por la ciudad.

Porque sí, Madrid tiene su propia senda del Camino entre sus callejuelas más sugerentes, con historias y leyendas que trascienden a la imaginación del peregrino.

Paradita de Santiago
Paradita de Santiago

Merece la pena gastar unas horas en recorrer el Madrid más auténtico por el trazado que comienza en la propia Plaza de Santiago.

El Palacio Real, la Catedral de la Almudena y la Ópera adornan este recorrido.

Pero si eres un viajero de pequeños detalles, no pasará inadvertido el carácter artesanal con que sus callejones están vestidos. Desde el olor al café de tertulias, al sabor de un bocadillo de calamares en la Plaza Mayor.

Apenas un buen ratito, tan sólo un plácido paseo, para conocer el Madrid más peregrino, más viajero o, como se dice por estos barrios, más castizo.

El Madrid de Mar González, del blog La gran escapada

Entre rosas y una antigua estación

Caminar por la Avenida de Valladolid y hasta el Paseo de la Florida te lleva una media hora, si no fuera por la de cosas que puedes ver en ese trayecto. Es un paseo que recorrí mil veces mientras estudiaba y al que vuelvo siempre que puedo, sobre todo en primavera cuando luce especialmente bonito.

La Rosaleda
La Rosaleda

Párate en La Rosaleda y sacas unas fotos de las flores más curiosas y bonitas de la capital, sigue hasta la Ermita de San Antonio de la Florida y contempla los frescos de Goya a sabiendas de que sus restos también descansan allí.

Cuando salgas, no sigas sin tomarte una sidra en la Casa Mingo y retoma el paseo hasta la estación de Príncipe Pío, antigua Estación del Norte que comunicaba Madrid con el Norte de España y la frontera francesa y que, ahora seguro, también te puede acercar a casa.

Y para tí… ¿cuál es TU MADRID?

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

8 comments

  1. Madrid tiene tantos rincones… Si tengo que elegir varias zonas creo que la Gran Vía es la calle más bonita de Madrid y El Capricho es uno de esos parques que te dejan huella. La Plaza Mayor es una verdadera maravilla y la zona centro, llena de espectáculos, es un lugar ideal para perderse por la cultura de la capital.

    • Hola Maribel!

      Buen resumen de lugares madrileños, jajaja. Coincidimos contigo en cada palabra. Lo cierto es que esta ciudad es, de verdad, una auténtica maravilla, la miras por donde la mires.

      Un abrazo,
      Eli y Mar

  2. Estoy totalmente de acuerdo con Lucy de Algo que Recordar que Madrid es de todos y que nadie te pone mala cara aquí por ser de otro lugar del mundo. Probablemente, gracias a esta característica de “la capi” hoy en día seguimos yo y Denys por aquí, porque mi condición para quedarme en España era “poder sentirme como en casa”… como veis aquí seguimos, Madrid la cumplió 😉

    Geniales lugares y descripciones de Madrid por sus gatos y gatas 😉 Y se nota que cada uno y cada una están locamente enamorados de esta ciudad, lo que no me extraña para nada. Guardo este post en los favoritos para releerlo cuando necesite una dosis de cariño 😉

    • Pues sí, quizás por eso a Eli se le llena la boca cuando dice ¡”vivo en Madrid”! Y es que sí, Madrid es acogedora a más no poder. Pronto plantearemos un post colaborativo para esos tantos otros que como vosotros, queréis y os encanta Madrid sin haber nacido en ella 🙂

  3. Yo también soy de Madrid y hay tantas cosas de la ciudad que me gustan que no podría quedarme solo con un lugar. Me encanta pasear por el Retiro, pasear por el Madrid de los Austrias y ver atardecer desde el Templo de Debod. Me gusta lo bien que se come en mi ciudad, los nuevos locales con estilo que se han ido abriendo por todo Madrid y ese ambiente de zoco de Lavapies. Me vuelven loca sus pequeños museos y me fascinan los grandes. Ir de compras por el centro, al teatro en la Gran Vía y a tomar un spritz en la Corredera baja de San Pablo es para mi un buen plan. Aunque en realidad… Madrid siempre es un planazo.

    • Gracias Ali, nos alegra mucho que te haya gustado y sí, coincidimos contigo, Madrid es una ciudad que engancha. La verdad es que ya teníamos ganas de dedicarle un cariñoso espacio en el blog que bien se lo merece! Jejeje

      Mil gracias por ¡TU MADRID!

      Un besazo,
      Eli y Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *