San Juan de Gaztelugatxe, un islote de película!

241 escalones separan San Juan de Gaztelugatxe del continente. Un lugar de película en un entorno privilegiado y de belleza épica

San Juan de Gaztelugatxe, un islote de película!
5 (100%) 6 votes

A estas alturas, el magnetismo que irradia la Ermita de San Juan de Gaztelugatxe es indudable. Un enclave privilegiado, perteneciente al bonito pueblo pesquero de Bermeo, que cada día visitan miles de personas venidas de todos los rincones del planeta. Unos, por la ilusión de tocar tres veces la campana de los deseos; otros, para admirar lo fascinante del lugar; y otros – la mayoría -, para visitar el reino de Khalessi. Y es que, tras servir como escenario en la serie Juego de Tronos en la séptima temporada – Rocadragón -, la popularidad de este rinconcito del País Vasco se ha elevado al infinito! 🙂

Por cierto, ¿Sabíais que, etimológicamente, Gaztelugatxe significa Castillo sobre las rocas?

Ruta a San Juan de Gaztelugatxe

Aún no eran las 10 de la mañana cuando llegamos al parking de San Juan de Gaztelugatxe. Ese día madrugamos un pelín para no tener problemas de aparcamiento. Habíamos oído de todo, por lo que decidimos ser precavidos. ¿Resultado? Había decenas de huecos para elegir! 🙂 Un gustazo, vamos!!

Estábamos muy ilusionados. Particularmente nosotras, llevábamos queriendo visitar este rinconcito de la costa vasca desde hacía varios años. Además, uno de los amigos que nos acompañaba es fan absoluto de la serie y su novia va a empezar a verla en breve… Así pues, os podéis hacer una idea de la emoción que teníamos todos!! 🙂

San Juan de Gaztelugatxe - Comenzamos

Estábamos eufóricos!

Un indicación de madera nos advertía que la ruta hasta la ermita era de 1’3 kilómetros. Nos sorprendió mucho que estimara en 30 minutos el tiempo que íbamos a tardar… Pronto entendimos el porqué…

San Juan de Gaztelugatxe - Comienzo del sendero

Indicaciones en el comienzo del sendero

Agarraditos y muy despacio

Tras recorrer los primeros 200 metros de una cómoda senda – con una ligera pendiente de bajada -, el camino se tornó en unos escaloncitos de tierra cuyo filo lo formaban unos troncos de madera de lo más resbaladizos.

Menos mal que había una barandilla de madera para agarrarnos, de lo contrario se habría producido más de un culetazo… Este tramo está en total sombría y la humedad por el rocío mañanero, o la lluvia, permanece perenne casi toda la mañana – aún con un día despejado -. 😉

San Juan de Gaztelugatxe - Escalones resbaladizos

El tramo más peligroso. Los troncos se resbalan muchísimo

Pasito a pasito, muy muy despacio, con la mano derecha bien firme a la barandilla y con los ojos fijos en cada centímetro del firme. Así descendimos los 300 metros más peligrosos de todo el trayecto… Cierto es que fueron varias las veces que el pie hacía el amago de resbalarse, pero, por suerte,  ninguno tocó suelo… 🙂

Parada estratégica

Casi besamos el firme de la carretera cuando lo vimos aparecer… 🙂 La pseudo pista de patinaje improvisada había llegado a su fin y tocaba relajarse.

Este tramito termina en una explanada que resulta de lo más estratégica.

San Juan de Gaztelugatxe - Explanada

Explanada justo antes de subir los 241 escalones

Cuenta con un WC portátil y una fuente de agua para refrescarse o llenar las botellitas.

San Juan de Gaztelugatxe - Fuente de agua potable

Fuente de agua potable justo antes de comenzar los 241 escalones

Además, su particular situación, permite capturar las primeras panorámicas de este rinconcito del Mar Cantábrico,…

San Juan de Gaztelugatxe - Mar Cantábrico

Mar Cantábrico

… así como del espectacular y sobrecogedor entorno que rodea a la Ermita de San Juan de Gaztelugatxe, unas vistas con las que te quedas literalmente boquiabierto tras percibir de cerca la magnitud del peñón sobre el que está situado este pequeño templo religioso. Brutal!! De auténtica película épica!!

San Juan de Gaztelugatxe - Vistas

Vistas generales de San Juan de Gaztelugatxe

Una montaña de abruptas e irregulares paredes se deja caer en el embravecido Cantábrico. Paredes sobre las que pueden verse sendas aperturas arqueadas a modo de amplios ventanales y una serie de cuevecitas por la fuerte erosión del mar sufrida durante siglos.

San Juan de Gaztelugatxe - Promontorio

Promontorio sobre el que está la Ermita de San Juan de Gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe - Cuevas

Cuevas

Un lugar mágico. Así es como muchos definen esta isla natural que ha servido como fortaleza defensiva en no pocos enfrentamientos y que, hoy día, es uno de los centros de peregrinación más concurridos del País Vasco.

Qué vivan los escalones!

241 para ser más exactos. Estábamos al comienzo de la zigzagueante y estrecha lengua escalonada de piedra que llevaba hasta la famosa ermita. Según cuenta la leyenda, el santo sólo necesitó tres pasos para llegar desde Bermeo a la ermita… 😉

San Juan de Gaztelugatxe - I Crucis

I Crucis

Empezamos a contar los escalones, pero tras superar la centena, preferimos centrar nuestra atención en no perder detalle del paisaje que íbamos dejando atrás y echamos en olvido la cuenta…

San Juan de Gaztelugatxe - Vistas

Vistas que dejas atrás mientras subes los escalones

A un lado del puente, vimos unos escaloncitos adicionales para quien quisiera bajar hasta el mar. En los alrededores hay varias playitas de piedra que son todo un reclamo para los amantes del buceo por los arrecifes de colores que esconden sus aguas.

San Juan de Gaztelugatxe - Escalera de acceso al mar

Escalera de acceso al mar

Este puente que une el continente con la isla no siempre estuvo ahí. Fue la mano del hombre quien construyó este puente de piedra con tres arcos, convirtiendo a la Isla de San Juan de Gaztelugatxe en una pequeña península.

San Juan de Gaztelugatxe - Puente de piedra

Puente de piedra de tres arcos

Como habíamos llegado tempranito, teníamos las escaleras casi para nosotros solos, una situación completamente diferente a la cadena humana que habíamos visto justo esa mañana en uno de los periódicos locales. Ya se sabe, “A quién madruga…”. 😉

San Juan de Gaztelugatxe - escalerita

Escalerita serpenteante

Para ambientar la subida, un grupo de músicos atabiados con un completo atrezo medieval, entonaba la melodía oficial de Juego de Tronos. Nos hicieron sonreir.

San Juan de Gaztelugatxe - Músicos

Músicos entonando la banda sonnora de Juego de Tronos

Es increíble lo que una serie de éxito puede hacerle al lugar más recóndito, aunque no sea del agrado de todos sus vecinos… – Más de uno está algo cansadito de escuchar la campana toooodo el santo día 🙂 -.

Gaztelugatxe

Por fin!! Ya estábamos arriba del todo!! Habíamos conquistado Rocadragón!! Perdón… Gaztelugatxe!! Jajajaja.

San Juan de Gaztelugatxe - Ermita

Ermita de San Juan de Gaztelugatxe

La ermita erigida en honor a San Juan Bautista, permanece cerrada la mayor parte del año. Únicamente abre al público para actos religiosos en días festivos, Semana Santa y verano. Fotografiar su interior tiene un coste de 1€.

Fotito por aquí, fotito por allá…

San Juan de Gaztelugatxe - Vistas desde la ermita

Vistas desde la ermita

Y… Cómo no!! Momento campana. Tres toques y un deseo. 😉

San Juan de Gaztelugatxe - Momento campana

Momento campana. Tres toques y un deseo

Desde lo más alto, empezamos a ver cómo las escaleras estaban cada vez más tupidas de gente. La afluencia de personas iba en aumento conforme avanzaba la mañana, pero ya no nos importaba.

Además de la ermita, este lugar tiene habilitado un WC y un refugio donde cobijarse del frío o de la lluvia en los días menos amables.

San Juan de Gaztelugatxe - Refugio

Refugio

Nos sentíamos realmente bien. Realizadas. Habíamos conseguido llegar a uno de los lugares más especiales de la geografía española y del planeta. Lejos de su historia como castillo, ermita y escenario ficticio, este promontorio no deja de ser una de esas formaciones singulares que la naturaleza tuvo a bien crear. No hay que olvidar que Gaztelugatxe, junto con su vecina Aquech, forma un Biotopo Protegido, albergando especies marinas como el pulpo, la anémona de mar, el congrio, el percebe o el ermitaño. 😉

Para nosotras, es justo ahí donde radica su importancia y es por lo que merece la pena hacer el esfuerzo. 🙂

¿Estás preparado? 😉

Consejos

¡Madrugar!

No hace falta levantarse a las seis de la madrugada, pero sí intentar estar por los alrededores de San Juan de Gaztelugatxe a primera hora de la mañana: A las 9:00 horas si es veranito, y sobre las 10, el resto del año, festivos y puentes, máxime si hace buen tiempo…

Puede parecer inverosímil, pero la popularidad de este lugar es tan elevada que todos sus parkings están completamente llenos a media mañana. Para que os hagais una idea, cuando llegamos a las 9:45, el parking principal estaba casi vacío, sin embargo, cuando regresamos de la ermita, sobre las 11:30, ya no cabía ni un alfiler… Fuimos el viernes 13 de octubre. 😉

Sobre los parkings, cuando lleguéis, veréis dos parkings pequeñitos a ambos lados de la carretera, pero no es el principal.

San Juan de Gaztelugatxe - Ubicación de los parkings

Ubicación de los distintos parkings

Debéis seguir la carretera que sale a la izquierda y que está en pendiente unos metros más, para llegar al parking más amplio y cercano al comienzo del sendero. Justo aquí está el restaurante Eneperi, el cual veréis señalizado en las indicaciones del camino.

Un poco de todo

El acceso a la Ermita de San Juan es gratuito y siempre está abierto, las 24 horas del día, los 365 días del año.

La duración aproximada desde el parking hasta la ermita es de 45-60 minutos – teniendo en cuenta las paradas para hacer fotos o los pequeños descansos -, por lo que es más que recomendable llevar algún tipo de aperitivo y agua. El refugio que hay junto a la ermita es perfecto para reponer fuerzas antes de emprender la vuelta.

Si vas con niños pequeños, mejor utilizar algún sistema de porteo, ya que el camino no está acondicionado para llevar carritos de bebé.

Dejad los tacones para otro momento… Sí, puede parecer de locos, pero en el trayecto vimos a más de una mujer con unos buenos zapatos de plataformas bajar por las escaleras resbaladizas… Además, es recomendable no ir con sandalias, sino con calzado cómodo y bien atado al pie.

En verano hay un servicio de bus directo desde Bilbao. La ruta que hace es Bilbao – Derio – Mungia – Bakio – Bermeo. Eso sí, únicamente los buses que parten a y 40 llevan hasta San Juan. En este artículo tenéis la info más ampliada.

¿Dónde dormir?

Si entra dentro de tus planes, una opción que te recomendamos es hacer noche en Bermeo. Este pueblo pesquero es uno de los más bonitos de la costa vasca y apenas está a 15 minutos en coche de Gaztelugatxe, por lo que es perfecto para completar tu escapadita.

San Juan de Gaztelugatxe - Bermeo

Casitas de colores del Puerto Viejo de Bermeo

Nosotras pillamos una habitación doble con baño privado en el céntrico hostalito Torre Ercilla Ostatua por 60€ la noche, y genial! Las habitaciones muy cucas y el trato de 10!

Además, el chico del hostal nos recomendó el restaurante Beitxi para cenar y fue todo un acierto. Cenamos de menú – platos generosos y botella de vino para cada dos – y os podemos asegurar que probamos la mejor sopa de pescado y chipirones en su tinta de nuestra vida! 😉

San Juan de Gaztelugatxe - Sopa de pescado del restaurante Beitxi

La mejor sopa de pescado que hemos probado nunca

San Juan de Gaztelugatxe - Carta menú del restaurante Beitxi

Carta menú del restaurante Beitxi

About Eli y Mar

Viajar por todos los rincones del mundo, investigar lugares nuevos, conocer culturas diferentes, ... Es la mejor manera de enriquecerse como persona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *