Excursión a Szentendre, entre iglesias, mazapán y goulash

Desde sus iglesias hasta su templo del mazapán, Szentendre te descubre la esencia de Hungría a través de su arquitectura, paisajes y gastronomía. Te encantará!

Excursión a Szentendre, entre iglesias, mazapán y goulash
4.9 (98.26%) 46 votos

Szentedre. También llamada ciudad de los artistas. Una pequeña y encantadora ciudad a orillas del Danubio. Su belleza y la cercanía a Budapest, apenas 10 km, la convierten en un destino perfecto para hacer en una excursión de un sólo día.

A Szentendre se puede llegar de diferentes formas: En tren, barco, autobús, coche y hasta en bici, gracias a la bicisenda que hay por la autovía 11).

Nosotros elegimos el tren de cercanías (HEV), que sale desde la Plaza Batthyány de Budapest (40′ aproximadamente). El trayecto fue de lo más agradable gracias a los paisajes, que no tanto por el tren… Cómo se nota la diferencia de calidad del ferrocarril… 🙂

La próxima vez igual elegimos el barco y nos damos un agradable paseo por el ¡Danubio! 😉

Nada más llegar, nos fuimos hasta el centro del núcleo úrbano. Queríamos empezar a disfrutar de sus rincones desde el corazón de la ciudad. Tejados y fachadas pintados de diferentes colores, encantadoras tiendecitas de souvenirs, cuidadas cafeterías, calles y plazas adoquinadas más limpias que una patena… ¡Pero qué bonito era!

Plaza de Szentendre
Plaza de Szentendre donde puede verse un crucero serbio

Nos estaba encantando absolutamente todo. Por momentos nos sentíamos como personajes de cuento… 🙂

Una de las cosas que más nos llamó la atención fue la cantidad de museos, iglesias y templos que había.

Un ejemplo lo tenemos en el bonito Templo de Belgrado, una catedral que fue construida por refugiados serbios procedentes de esta ciudad y que nos pareció realmente una maravilla…

El Templo de Belgrado, una catedral serbia en Szentendre
El Templo de Belgrado, una catedral serbia en Szentendre

Se puede visitar todos los días de la semana, de 10 AM a 4 PM, excepto los lunes. Como tampoc nos sobraba el tiempo, decidimos no entrar y seguir conociendo aquella maravillosa villa húngara, jejeje.

Horario de visita del Templo de Belgrado de Szentendre
Horario de visita del Templo de Belgrado de Szentendre

Otra de las llamativas iglesias y que nos pareció realmente preciosa fue la iglesia Blagovestanska. Templo que fue construido en la mitad del siglo XVIII y que alberga iconos de la historia de Serbia. ¿A qué es una joyita? 🙂

Iglesia Blagovestanska, en Szentendre
Iglesia Blagovestanska, en Szentendre

Museos de Szentendre

Y si hablamos de museos… Los que nos parecieron más interesantes fueron el Nemzeti Bormúzeum, el único museo del vino del país que representa todas las regiones de Hungría donde se produce este producto; y el Szabó Marzipan Museum, el museo del mazapán de Szentendre. Y es que, estando en un país donde el mazapán tiene una especie de omnipresencia… Pues como para no visitarlo… 😉

Szabó Marzipan Museum

Decidimos concederle al Marzipan Museum el privilegio de ser el primero. 😉

Szabó Marzipan Museum de Szentendre
Szabó Marzipan Museum de Szentendre

¿Y qué delicia! Ante nosotras las más originales construcciones de monumentos y personajes famosos hechos ¡¡100% de mazapán!! 🙂

Szabó Marzipan Museum de Szentendre

El impresionante Parlamento de Budapest, la casa de los 3 cerditos, una panadera, un lago con patos,… ¡hasta Michael Jackson era de mazapán! Daban ganas de darles un mordisquito, jejeje.

Tras algo más de una hora de recorrido, estábamos nuevamente en la sala de la entrada donde el visitante puede comprar dulces y licores basados en el mazapán o tomarse algo en su cafetería. Nosotras compramos una botellita de Marcipan, un tradicional licor húngaro que nos encanta. 🙂

La visita había estado genial, nos había gustado mucho, y sinceramente, os la recomendamos. Las esculturas construidas y expuestas en este museo son auténticas obras de arte que merecen nuestro total y absoluto reconocimiento. ¡¡Bravo!!

Museo del Vino

Desde aquí nos fuimos directos al Museo del Vino, el segundo museo que queríamos visitar. Lo habíamos dejado para después porque éste incluía una sorpresa… ¡Su restaurante Laberintus! Donde nos daríamos un homenaje gracias a la rica y sabrosa gastronomía húngara.

Entrada al Museo del Vino y restaurante Laberintus
Entrada al Museo del Vino y restaurante Laberintus

El Museo del Vino se encuentra muy cerca de la plaza central. Tiene un laberinto de bodegas repartidas en una superficie de 800 m2,  donde el visitante puede saborear y degustar las diferentes producciones provinciales mediante una selección de catas, acompañadas con su correspondiente tapa (las buenas costumbres españolas cruzan fronteras, jejeje). Nosotras probamos 5 variedades y paramos. En la última cata ya no apreciábamos los matices. 🙁

Además, el museo cuenta con una exposición que muestra la historia y evolución de la producción de vino húngara. Es un auténtico ¡Templo Vinícola! 😉

En su página Web tienen una completa galería con imágenes de las diferentes áreas del museo.

Después de probar las 5 variedades, habíamos llegado a una firme conclusión… En Hungría se producen excelentes vinos. Esta zona de Europa sabe cuidar muy bien sus cepas y, lo que es más importante, sabe sacarle muy buen provecho. ¿Resultado? Compramos 2 botellitas. Y no cogimos más porque iba a sobrepasar el límite de facturación de la maleta, jejeje.

Para finalizar la visita, nos dirigimos a su restaurante Laberintus. Un restaurante con una cuidada decoración y acogedor ambiente, en el que la temática del vino y los aperos labriegos, estaban omnipresentes.

Mobiliario de madera, oscuros tonos amarronados y rojizos, diferentes salones montados en acondicionadas cuevas,… El restaurante era perfecto, con aire rústico, ¡¡de los que tanto nos gustan!!

Un amable señor nos recibió y nos llevó hasta el salón Cup Hall, posiblemente el rincón más bonito de todo el local. ¡Estábamos encantados!

Pedimos algún plato de carne, una rica ensalada y un sabrosísimo goulash, el tan tradicional guiso húngaro y que no nos cansamos de probar cada vez que vamos, jejeje.

Sopa goulash del restaurante Laberintus de Szentendre
Sopa goulash del restaurante Laberintus de Szentendre

Comimos de lujo, exquisita atención del personal y una excelente relación calidad/precio, sobre todo teniendo en cuenta que los precios en Hungría son, por lo general, más bajos que en España. El plato más caro valía aproximadamente 15 € (4690 Ft) pero, por ejemplo, el goulash de carne no llegaba a los 5 € (1240 Ft).

Después de una distendida sobremesa, dimos un agradable paseo hasta la estación de tren. Tocaba volver a Budapest. La fabulosa excursión a Szentedre, había llegado a su fin. 😉

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Budapest
Restaurante medieval Sir Lancelot Budapest - Entrada
Restaurante medieval Sir Lancelot de Budapest

Nos apasiona el mundo medieval y todos los conceptos que le rodean. Esa mirada al pasado de caballeros y princesas,......

Cerrar