Cachorro de lobo

Amigo lobo. Lobo lobito ibérico

Canus lupus signatus. Cabeza grande y maciza, hocico con belfos blancos y ojillos amarillitos en obliquo. Así es el lobo ibérico

Amigo lobo. Lobo lobito ibérico
4.9 (97.39%) 23 votos

Cuando era pequeña me fascinaban los documentales de Félix Rodríguez  de la Fuente y me pasaba muchas tardes leyendo la enciclopedia Fauna  que aún conservo. Seguro que muchos de nosotros tenemos aún en la mente la música de sus programas, su voz, así como su amor y respeto por los animales. En mi retina tengo grabadas las imágenes de Félix jugueteando con lobos como si fuera uno más de la manada, cuando yo no podía entender que el lobo no siempre era  fiero por ser un animal salvaje, sino que también podía ser social y amigable.  Aquello era algo mágico para mis ojos y un enigma para mi cabecita.

Hace poco estuvimos con Lobisome Naturaleza en la Sierra de la Culebra buscando al lobo ibérico, mi amiguito de la infancia,  y aunque no conseguimos verlo, sí que pudimos conocerlo un poco mejor.

Carlos y Marta, de Lobisome Naturaleza, nos contaron algunas curiosidades y detalles de nuestro lobito que a día de hoy es una especie en extinción y que no tiene una popularidad muy amigable.

¿Qué es lo que hace especial a nuestro lobito ibérico?

El lobo ibérico es  un poco más pequeño que sus congéneres de América y tiene algunas peculiaridades que lo hacen denominarse Canis lupus signatus, Canis lupus es la denominación de toda la especie, pero en particular el signatus es la subespecie endémica de la península ibérica, ¿sabéis por qué? Pues porque lobito tiene una marquitas en las patitas de color negro y en vertical, por ello se le denomina además, signatus, del latín “marcado”. También tiene las almohadillas de las patitas más anchas que las de los perros, Carlos y Marta nos enseñaron unas huellas sacadas en moldes para apreciarlo mejor.

Huella de lobo ibérico. Cortesía de Carlos y Marta de Lobisome Naturaleza

Huella de lobo ibérico. Cortesía de Carlos y Marta de Lobisome Naturaleza

Por lo demás, el lobito ibérico es uno de los pocos grandes depredadores de la península ibérica y lo cierto es que tiene una amplia relación con el ser humano y siempre conflictiva. Sin ir más lejos, hace pocos días que veíamos noticias en la prensa sobre la difícil relación entre los ganaderos y el lobo ibérico. Los ganaderos que tienen sus reses en ganadería extensiva son los que más sufren las andanzas del lobo, sin embargo, en este post me gustaría que nos parásemos a pensar y reflexionásemos sobre esas cosas que se leen en la prensa y sobre las que a veces nos falta información.

¿Porqué no hace buenas migas con los ganaderos?

El lobo es un depredador y el ganado es presa fácil, pero ¿por qué un carnívoro, que disfruta con la caza, ha de buscar un objetivo fácil?, Carlos nos dio algunas explicaciones: el lobo es una especie perseguida y cazada por el hombre, los ejemplares más codiciados son los machos alfa, que son los de mayor tamaño, sin embargo, cuando se caza a un macho alfa, dejamos sin líder a la manada y esto hace que la manada se disgregue. El resto de lobitos se quedan sin su jefe, su líder, y claro, empiezan a actuar por su cuenta y en solitario, de ahí que prefieran presas fáciles y poco peligrosas, qué mejor opción que el ganado.

Esta una de las razones, pero no la única,  por la que los lobitos hacen de las suyas y perjudican a los ganaderos. Lo que está claro es que las actividades cinegéticas no controladas sobre el lobo acaban por romper la manada y nuestro lobito es un animal social, si destrozamos sus vínculos sociales, ellos también causarán desequilibrios.

Y ¿ahora qué?

Por otro lado, las quejas de los ganaderos se dirigen al gasto económico que les supone mantener a mastines para ahuyentar al lobo y que las indemnizaciones del gobierno no se ajustan al valor del ganado que pierden, no les falta razón, pero ¿Quién no tiene que pagar un seguro por su casa o por su coche?, que además es obligatorio por ley. ¿Acaso esos seguros cubren el valor de nuestras casas, coches, etc.?  En muchos casos los seguros se quedan cortos y debemos pagarlos igual, así que no creo que esto sea sólo culpa del lobito ibérico, como tampoco lo es que fluctúe el valor del ganado, de las casas y de los coches .

Me viene a la mente otra gran serie de mi infancia con una melodía pegadiza “la vida es así… es la alegría y es el dolor…”

En cualquier caso, la solución no es acabar con el lobo ibérico y extinguir otra especie, creo que hasta ahí todos podemos llegar a entenderlo.

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Castilla y León
¿Rihonor de Castilla ó Rio de Onor? ¿España o Portugal?

Desde el primer momento que los guías de Lobisome Naturaleza nos hablaron de este singular pueblo supimos que iríamos a...

Cerrar