Acebal de Robregordo: un tesoro natural de la Sierra Norte de Madrid

La acebeda mejor conservada y más importante de Madrid es el Acebal de Robregordo y hoy nos hemos ido de senderismo para conocerla

Son numerosas las ocasiones en las que hemos mencionado que la Sierra de Madrid esconde verdaderas reliquias naturales. Dos buenos ejemplos de ello son El Bosque Finlandés, en Rascafría, o el Hayedo de Montejo, en Montejo de la Sierra -en plena Sierra del Rincón-. Pero, por supuesto, no son las únicas. Sin ir más lejos, este pasado fin de semana hemos conocido una muy especial, el Acebal de Robregordo, el bosque de acebos más importante de la Comunidad de Madrid. ¡Ahí es nada!

Buscábamos rutas de senderismo madrileñas de dificultad fácil-media que no estuvieran masificadas -y que no hubiéramos hecho ya- y dimos con ella. ¡Maravilla! ¿Te apetece conocerla? 😉

Dirección… Robregordo

El sábado amaneció algo nuboso pero sin restarle especial protagonismo al sol. Todo apuntaba a que la lluvias que daban para el finde respetarían, al menos, la mañana. No había tiempo que perder por lo que sin demora nos pusimos en la A1 dirección Robregordo. Un trayecto que nos llevó poco más de una hora. La salida exacta de la A1 es la 87.

Varios paneles digitales de la autovía anunciaban: “Parking de Puerto de Cotos completo”, “Parking de Navacerrada al 80%”,… Afortunadamente para nosotras, nuestro destino no es de los más visitados por los madrileños y nos tenía reservada nuestra plaza de aparcamiento. 😎

Robregordo nos dio la tranquila bienvenida que cabría esperar de un pueblo alejado de masificaciones turísticas. Las calles estaban completamente desnudas. Ni un alma. ¡Gustazo! Eso sí, justo cuando necesitábamos algo de orientación, apareció un hombre del pueblo que nos indicó maravillosamente bien dónde comenzaba la ruta para visitar los acebos.

Flora del camino
Flora de Robregordo

Y es que, si bien nosotras pensábamos que llevábamos los deberes hechos, una vez en Robregordo, descubrimos que no era así pues la ruta que habíamos visto en Internet conducía a La Acebeda… pueblo. Sí, está la acebeda -bosque de acebos- y La Acebeda -pueblo- y, claro, pues no es lo mismo. 😛 Ojito con confundirlas.

De senderismo hacia al acebal de Robregordo

La ruta de senderismo que lleva a la acebeda de Robregordo se inicia en el Área Recreativa de El Plantío. Como en El Plantío no se debe aparcar, el coche lo dejamos unos metros más arriba, en un ensanche que hay en el lado izquierdo de la carretera justo antes de salir del pueblo. Lo identificarás sin problema pues hay un panel de madera grandote (bastante desgastado por el sol) y un poste con varias indicaciones.

Panel informativo
Panel informativo
Ensanche de la carretera donde dejar el coche
Ensanche de la carretera

¿Y qué indicación se debe seguir? La que señala dirección Dehesa de Robregordo. ¿Pero no íbamos a una acebeda? Sí, pero es que nuestro bosque de acebos está justo en la Dehesa Boyal de Robregordo. 😛

Indicación de la ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo
Dirección Dehesa de Robregordo

La zona de El Plantío nos pareció una delicia. Un área verde con instalaciones de juego infantil, un pequeño muro de piedra flaqueándola, el Río Madarquillos O de la Puebla -tal cual- con sus aguas cristalinas, un pequeño puente salvando el cauce y varios bancos de piedra blanca. ¡Ruralmente fabuloso! 😍

Río Madarquillo O de la Puebla
Río Madarquillos O de la Puebla
Área recreativa El Plantío
¿Queda claro?

Pero bueno, prosigamos. Desde aquí, nuestro camino no tiene pérdida alguna pues tan solo hay que seguir la pista de tierra que sale a nuestra izquierda.

Datos técnicos de la ruta de senderismo al Acebal de Robregordo:

  • Inicio: Área Recreativa El Plantío en Robregordo
  • Dificultad: Fácil
  • Pendiente acumulada: 130 metros
  • Tiempo: 45 minutos ida

La pendiente es continua pero sólo acumula unos 140 metros de desnivel positivo por lo que se hace muy llevadera. 🙂

Ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo
Inicio de la pista de tierra

Tras unos cinco minutos atravesaremos una puerta metálica -que por lo general siempre está abierta- y, a continuación, una cancela que deberemos volver a dejar cerrada a nuestro paso.

En la ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo se atraviesan una puerta metálica y una cancela
Hay una valla metálica y una cancela posterior

Este camino es utilizado por los granjeros locales para hacer sus labores de pastoreo por lo que es más que probable que te cruces con algún mamífero cuadrúpedo. Nosotras nos topamos con un rebaño de vacas y cabestros que seguían la voz de su pastor. Nos hicimos a un lado hasta que la comitiva terminó su desfile y listo. 😀

Ganado pastando a la vera del Área Recreativa El Plantío
Paisajes rurales

Tras esto, no nos volvimos a encontrar con ningún ser vivo animal -ni humano- en todo el recorrido. En su lugar, disfrutamos de las espléndidas panorámicas de la serranía madrileña y de los acebos que salían a nuestro encuentro -algunos con un porte más que considerable- y que tanto honor hacían al nombre de la ruta general que hay en la zona: “Ruta del acebo”.

Paisajes de la ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo
De camino…
Paisajes de la ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo
De camino…
Paisajes de la ruta de senderismo a la acebeda de Robregordo
Flora desnuda en invierno

Levantamos lo que parecía un pequeño panel informativo y, efectivamente, así era. Describía algunos datos sobre este arbusto tan navideño, el acebo, el Ilex aquifolium. No estaría mal que las autoridades locales se preocuparan de que el panel se mantuviera erguido por sí mismo. 😉

¿Sabías que sólo el acebo hembra da fruto y que dicho fruto es venenoso?

Como a mitad de camino, verás que sale una bifurcación hacia la izquierda. Ni caso. Sigue adelante.

Aproximadamente 30 minutos después de haber comenzado en El Plantío, vimos que salía, también hacia la izquierda y justo al lado de un acebo enorme, un pequeño sendero -y que bien podría pasar desapercibido si no te fijas bien, pues la indicación que debería señalizar en dirección Dehesa de Robregordo también estaba en el suelo…-.

Inicio del sendero a mano izquierda
Inicio de sendero a mano izquierda

Casi casi habíamos llegado. Unos metros después de coger el sendero, se habría ante nosotras una gran explanada con un abrevadero para el ganado en su parte derecha. Estábamos en la Dehesa Boyal de Robregordo.

La Sierra de Madrid desde la Dehesa de Robregordo
La Sierra de Madrid desde la Dehesa de Robregordo
Ruta senderismo a la acebeda de Robregordo - Abrevadero
Abrevadero en la Dehesa Boyal de Robregordo

¿Y la acebeda? Pues justo en frente. Un mini bosque verde oscuro al que fuimos derechitas.

Acebeda de Robregordo en la Sierra Norte de Madrid
La acebeda de Robregordo vista desde la Dehesa Boyal

Nos adentramos en ella como si de una fortaleza natural se tratara. En apenas un par de pasos habíamos dejado de estar completamente expuestas en la dehesa para estar al cobijo de unos espectaculares ejemplares de acebo. La sensación fue de lo más especial. 🤩

Acebeda de Robregordo
Acebeda de Robregordo

Estábamos en la Acebeda de Robregordo. El acebal mejor conservado de la Comunidad de Madrid.

Acebo hembra
Acebo hembra con frutos

Acebos de varios metros de altura con fornidos y robustos troncos y un follaje tan tupido que apenas permitía asomarse al sol.

Acebal de Robregordo
Acebal de Robregordo
Acebal de Robregordo
Acebal de Robregordo

Un reconfortante refugio del abrasante calor veraniego y de las gélidas temperaturas invernales.

Acebal de Robregordo
Acebal de Robregordo

Y ahí nos quedamos disfrutando de este tesoro de la naturaleza un buen rato.

Jugamos con el objetivo de la cámara. Contemplamos el fotogénico contraste del intenso rojo de sus bayas con el deslumbrante y potente tono verde de sus hojas.

Frutos del acebo
Frutos del acebo
Acebal de Robregordo - Hojas de acebo
Hojas de acebo

Y observamos sus troncos; algunos con los pies forrados de musgo y otros con decenas de muñones y alguna manchita blanca como seña de, posiblemente, alguna enfermedad… ¡Ojalá nada grave!

Troncos de los acebos
Troncos de los acebos
Acebeda de Robregordo - Muñón formado en el tronco
Varios acebos tenían muñones de gran tamaño en sus troncos

Y bueno, es cierto que el camino hasta aquí, aunque con buenas panorámicas, puede resultar un tanto sosaina (al menos en invierno), pero solo por visitar este rinconcito… ¡bien merece la pena!

La madera del acebo es muy consistente por lo que, durante años, la tala fue indiscriminada. Afortunadamente, desde 1983, el acebo pasó a ser una especie especialmente protegida en Madrid. ¡Menos mal!

Comprender la importancia y valor botánico de este bosque de acebos es tarea sencilla, ¿verdad? 😀 ¡Cuidémoslo!

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

2 comments

  1. Muchas gracias Eli y Mar. Vuestra guía refleja fielmente el trayecto y nos permitió llegar a la dehesa y el acebal sin dificultades. Las fotos ayudan mucho, sobre todo la del sendero a la izquierda no muy bien señalizado.
    Nos ha encantado el paseo rodeado de acebos y el acebal, aunque pequeño, es precioso.
    30 Marzo 2021

    • Hola Darío!

      No sabes cómo nos alegra haberte podido ayudar con nuestro post. La verdad es que vimos que era muy necesario pues apenas existía una info clara de cómo llegar, de hecho nosotras tuvimos que preguntar a varios vecinos, jejeje.

      Y sí, aunque pequeñito, este acebal es una preciosidad!

      Un abrazote viajero y mil gracias por leernos,
      Eli y Mar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *