Brujas, la niña bonita de Bélgica

Brujas es una ciudad recogida, con un impresionante patrimonio arquitectónico y un encanto medieval que te hace viajar siglos atrás. ¿Te vienes a pasearla con nosotras?

Brujas se escribe con ‘b’ de bonita, de belleza, de beautiful. ¿Casualidad? Puede. Y es que, como ya habrás oído en alguna ocasión, la que fuera una de las ciudades más prósperas e importantes del Norte de Europa hasta el siglo XV es, hoy día, una ciudad con un encanto mayúsculo.

Callejuelas adoquinadas, un casco histórico Patrimonio de la Humanidad, la altísima Torre Belfort -la segunda torre de ladrillo más alta del mundo-, la iglesia Onze Lieve Vrouwekerk que alberga la Madonna de Miguel Ángel, bellísimas fachadas de estilos arquitectónicos casi tan dispares como movimientos artísticos existen y una red de canales que, si bien no es comparable con la de Venecia o Amsterdam, sí que aporta el matiz más romántico -máxime al caer la noche- a este pequeño tesoro medieval de la Región Occidental de Flandes. ¡Casi nada! 😀

Iglesia de Brujas
Iglesia Onze Lieve Vrouwekerk de Brujas (su torre, de 122 metros es la más alta de Brujas y la segunda torre de iglesia de ladrillo más alta del mundo)
Fachada de Brujas
Fachada de Brujas

¡Qué ganas teníamos de conocerla!

¿Cómo llegar a Brujas?

Empecemos por el principio, llegar hasta la capital del país, Bruselas. ¿Cómo elegir la mejor opción? ¡Fácil! El portal que solemos utilizar cuando planificamos nuestros viajes es omio.es. ¿Por qué? Por dos motivos principales: Porque ahorramos dinero y porque siempre te ayudan si surge algún imprevisto en el trayecto que has reservado con ellos. Un compromiso con el viajero más que reseñable, sobre todo en situaciones complicadas como la que actualmente estamos viviendo. 😉

Vale, ya hemos llegado a Bruselas. Y ahora qué. Pues bien, como te puedes imaginar, Brujas está súper bien conectada con el resto de sus vecinas –Gante, Lovaina, Amberes y Malinas- así como con la capital belga. ¡Más de 30 trenes diarios!

Además, existe la posibilidad -más que recomendable- de hacer una excursión a Brujas desde Bruselas como parte de tu visita a la ciudad del Atomium. Así, no sólo conocerás a fondo la historia que esconden sus plazas y edificios más emblemáticos de la mano de un guía de habla española, sino que te sorprenderás con las muchas curiosidades que hay detrás.

Zona de canales de Brujas
Zona de canales de Brujas
fortaleza de Brujas
Fortaleza de Brujas

En nuestro caso, llegamos a Brujas en tren desde Gante pues estábamos pasando allí el finde gracias al concurso que la Oficina de Turismo de Flandes había organizado semanas atrás y que ganamos. Suertaza que tuvimos. 😉

¿Qué ver y hacer en Brujas? ¡Los imprescindibles!

Llegamos a la estación de tren de Brujas a media mañana, sobre las 11, trayendo, como compañera de viaje, una repentina y contundente tormenta que había decidido recorrer la ciudad flamenca con nosotras. ¡Menos mal que llevábamos un paraguas! 😛

De paseo por Brujas
La que nos cayó nada más llegar a Brujas…
Paseando por Brujas

Afortunadamente, poco después, las nubes desaparecieron por completo dando paso a un sol radiante. En menos de media hora, una Brujas gris y apagada cedió el testigo a una Brujas deslumbrante y llena de color. ¡Gracias señora Tierra! ¿Cómo se lo agradecimos? ¡Mira qué bien aprovechamos el día!

Grote Markt

La deslumbrante Plaza Mayor de Brujas, el espacio que acoge el mercadillo semanal cada mañana de miércoles, nos recibió con los brazos abiertos. ¡Qué animada estaba! 😀

Plaza Grote Markt
Plaza Grote Markt

La amplísima Grote Markt -100 metros cuadrados- es completamente peatonal y está tapizada de baldosines de color grisáceo en los que los visitantes no dudan en sentarse para tomar aliento o admirar la belleza arquitectónica con deleite. Grote Markt, la Gran Plaza del Mercado, un lugar donde, ya en el siglo X, se celebraba el mercado más importante de la región de Flandes. A nosotras nos deslumbró e insufló respeto a partes iguales.

Por un lado, nos impresionó su arquitectura. Cómo no maravillarse ante el edificio neogótico Landhuis -Palacio de la Provincia-, frente a los 83 metros de la Torre Belfort -campanario medieval con cámara del tesoro, 47 campanas y mirador al final de la escalera de 366 peldaños-, o viendo de cerca el conjunto de casas gremiales Patrimonio de la Humanidad; una hilera de fachadas de ladrillo marrón y rojo, con sus característicos tejados de silueta escalonada y triangular, que fueron levantadas en los siglos XVI y XVII. ¡Parecen sacadas de un cuento de los hermanos Grimm! Actualmente, estas casas son bares y restaurantes con cómodas y acondicionadas terrazas, con los precios algo inflados -todo hay que decirlo-, que seducen los paladares de los turistas con la suculenta gastronomía flamenca. 😉

Fachada del Landhuis
Edifico Landhuis
Qué ver en Brujas - Torre Belfort
La imponente Torre Belfort

Por cierto, ¿sabes por qué se construían estos escalones en las fachadas? Para subir más fácilmente al tejado para limpiar las chimeneas o quitar la nieve. Como curiosidad, cuántos más escalones tenía una fachada, mayor poder adquisitivo atesoraban sus dueños. ¡Qué cosas! 😉

Casas gremiales
Conjunto de casas gremiales de Brujas que son Patrimonio de la Humanidad

Otro apunte más. Las casas gremiales reciben este nombre porque todas ellas tienen una estatua en su parte superior que indica el gremio al que pertenecen.

¿Y por qué Grote Markt nos mereció respeto? Porque no pudimos evitar viajar al pasado. A ese pasado que tantas veces ha sido puesto en escena en series y películas. A esos años de batallas y reconquistas recogidas en libros y pinturas. ¡La de episodios históricos que se han sucedido aquí! Uno de ellos fue la decapitación de Pieter Lanchals a manos de los rebeldes y hambrientos brujenses en su lucha por liberar a la ciudad de la injusta subida de impuestos de Maximiliano I de Austria. Una ejecución que el mencionado soberano, y fiel amigo del condenado, presenció apresado en la Casa Craenenburg -convertida, hoy día, en uno de los restaurantes más turísticos de Brujas-.

Qué ver en Brujas - estatua homenaje de Jan Breydel y Pieter de Coninck
Estatua homenaje de Jan Breydel y Pieter de Coninck

Por supuesto, no es casualidad que el centro de la Plaza Grote Markt fuera el lugar elegido para levantar la estatua homenaje de Jan Breydel y Pieter de Coninck, dos valientes combatientes que ayudaron a liberar a Flandes de las manos francesas de Felipe IV en la Batalla de las Espuelas de Oro de 1302. Su base sirve hoy, a locales y visitantes, como punto de encuentro o para tomar un merecido descanso. 🙂

Por cierto, si te apetece viajar “de verdad” al pasado de Brujas, te recomendamos visitar el Museo Gruuthusemusem, un palacio gótico de antaño transformado en museo que permite conocer muy de cerca los tres periodos históricos de la ciudad: Su época dorada, su pasado renacentista y su completa reinvención en los años del siglo XIX.

Plaza Burg

Tras deleitarnos y fotografiar a conciencia Grote Markt, atravesamos la calle Breidelstraat y llegamos a la Plaza Burg, considerablemente más pequeña que la anterior pero igualmente llena de vida.

Como no podía ser de otra forma, nuestra mirada se fue de inmediato a las fachadas de sus edificios más importantes. Todos ellas, auténticas obras de arte arquitectónico.

El StadhuisAyuntamiento-, un edificio con un frontal gótico espectacular construido hace más de 600 años en el que sobresalen sus tres torres. Nos quedamos un buen rato contemplando con calma los detalles de sus ventanas ajimezadas -tan típicas en la arquitectura medieval- y de cada una de las estatuillas de los condes y condesas de Flandes. ¡Qué años más prósperos debió vivir Brujas!

Qué ver en Brujas - Stadhuis
Edificio Stadhuis

El Brugse VrijePalacio de Justicia-. Su fachada nos pareció preciosa. Blanca, ornamentada, con varias columnas talladas en la pared, cenefas doradas, pequeñas ventanas verticales y pequeñas estatuas doradas en lo más alto. ¡Qué chula! En la actualidad, este edificio atesora los archivos de la memoria de la ciudad.

Y la Heilig-BloedbasiliekBasílica de la Santa Sangre-, la cual identificamos claramente por los caballeros medievales teñidos en oro de su fachada. ¿Por qué se llama así? Porque en su interior alberga una ampolla con -según dicen- algunas gotas de la sangre de Jesucristo. ¿Quieres verlo con tus propios ojos? Pues déjate caer por aquí a las 14:00 horas que es cuando exhiben esta reliquia. 😉

Qué ver en Brujas - Heilig-Bloedbasiliek -Basílica de la Santa Sangre
Basílica de la Santa Sangre

Aunque los tres edificios son visitables, como no disponíamos de tiempo infinito, optamos por no entrar. Eso sí, si tienes ocasión, por lo que hemos oído y leído, merece la pena adentrarse en ellos y deleitarse con sus interiores –entrada gratuita con la Brugge City Card-. El Brugse Vrije, por ejemplo, tiene una sala renacentista en la que hay un chimenea impresionante construida en mármol, alabastro y madera en 1528 por Lancelot Blondeel como homenaje al Emperador Carlos I.

Rozenhoedkaai -Muelle del Rosario-

Tras la generosa dosis de arquitectura y edificios grandiosos, nos apetecía conocer la faceta más romántica de Brujas, sus canales. Con esta idea nos dirigimos a Rozenhoedkaai, el Muelle del Rosario, una de las postales más famosa de la ciudad y el lugar más fotografiado de la ciudad. La de selfies que pudimos ver en la media hora aproximada que estuvimos allí… 😀

Qué ver en Brujas - Rozenhoedkaai
Rozenhoedkaai
Zona de canales de Brujas
Zona de canales de Brujas

Y sí, reconocemos que el emplazamiento lo merece. Como puede leerse en la página de la Oficina de Turismo de Brujas…

En verano o en invierno, por la mañana o por la tarde, llueva o truene… el Muelle del Rosario tiene un poder de atracción mágico y siempre causa una profunda impresión.Oficina de Turismo de Brujas

Si te apetece navegar sus canales, hacerlo por el de Rozenhoedkaai es una inmejorable opción. Eso sí, ten paciencia pues no serás el único. 😉

Curiosidad: Rozenhoedkaai fue el origen de Brujas. Para evitar las invasiones nórdicas vikingas, se construyó una pequeña fortaleza a partir de la cual surgiría la ciudad que vemos hoy día.

Curiosidad 2: Brujas proviene del término vikingo “Brygga” que significa muelle.

Minnewater -Lago del Amor-

Y siguiendo con su lado romántico, nos fuimos derechitas al Minnewater, el Lago del Amor. Con el permiso -o sin él- del resto de atractivos y construcciones históricas de Brujas, el Minnewater fue el lugar que más nos gustó de Brujas, máxime teniendo en cuenta que lo pudimos disfrutar en todo su esplendor gracias al solazo que hacía.

Qué ver en Brujas - Minnewater
El Lago del Amor en todo su esplendor
Minnewater
¿A que parece una postal?

Un rincón cuidado, resplandeciente, verde. Decenas de cisnes sobre el césped o deslizándose ágilmente por las aguas del lago. Un antiguo puente de piedra de 1740. La escena nos pareció idílica…

Cisnes en el Minnewater
En el Minnewater los protas son los cisnes
Minnewater
Minnewater con el puente de piedra al fondo

¿De dónde le viene el nombre? Las palabras neerlandesas Minne y Water significan “común” o “amor” la primera y “agua” la segunda. ¿Entonces?

Versión histórica. Aguas comunes. Esta zona fue durante muchísimos años -hasta que los sedimentos impidieron la navegación- el puerto que permitió el comercio marítimo de sus famosos encajes.

Versión romántica. Lago del amor. Una joven llamada Minne se enamoró de Stromberg, un joven de menor estatus social. Ante la prohibición del padre de ésta de que siguieran juntos, Minne huyó. Tras ser encontrada sin vida por su amado a la orilla del lago, éste le dio sepultura en las profundidades del lago.

¿Con qué versión te quedas tú? 🙂

Begijnhof

Precisamente Minnewater es la puerta de entrada al “Principesco Beaterio Ten Wijngaarde”, una tranquila y sosegada área fundada en 1245 con impolutas fachadas blancas y un precioso jardín interior. Un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad que durante muchos años fue el hogar de las beguinas, las mujeres que, aún considerándose laicas, querían vivir una vida de celibato ayudando a los más necesitados.

¿Y quién vive hoy día ahí? Monjas de la Orden de San Benedito y varias mujeres solteras de Brujas.

La Casa Beguina, abierta al público -2€- ofrece la posibilidad de que te adentres y conozcas como discurría el día a día allá por el siglo XVII.

Como curiosidad, en la vecina capital holandesa también hay una zona conocida como Begijnhof. De hecho, es uno de los secretos de Amsterdam.

Rincones secretos de Amsterdam - Patio interior de Bejinhof
Patio interior de Bejinhof (Amsterdam)

Y como colofón… ¡Una cerveza belga!

Teníamos claro que no podíamos marcharnos de Brujas sin probar una de sus archi famosas birras. Y claro, queríamos un lugar especial, con historia, con solera,… Por suerte, ¡lo encontramos! Cervecería De Garre, un rincón familiar donde elaboran su propia cerveza artesanal -De Garre- desde 1984.

¡Qué rica nos supo! Con sus tradicionales tres dedos de espuma y su pequeña ración de queso belga como acompañamiento. Si eres amante cervecero, pásate y nos cuentas qué te parece.

Comer en Flandes - Brujas - De Garre - Cervezas
Cervezas artesanales de la cervecería De Garre de Brujas (4.50€ cada una)

Eso sí, el lugar está algo escondido. Para llegar, deberás atravesar el pequeño callejón que sale de la calle Breidelstraat -la que comunica Grote Markt con la Plaza Burg-.

Comer en Flandes - Brujas - De Garre - Callejón de entrada
Entrada al callejón De Garre donde está la cervecería De Garre

Y hablando de cervezas, una visita más que interesante es De Halve Maan, la última fábrica de cerveza activa de Brujas. Nada menos que desde 1856 lleva funcionando la maquinaria que permite elaborar birras de alta fermentación entre las que destaca su buque insignia, la rubia Brugse Zot. No te vamos a negar que la visita nos atraía mucho pero, en esta ocasión, no entraba en los planes.

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima gran escapada?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *