Museo Junibacken, un museo para niños … y no tan niños

Museo Junibacken de Estocolmo, dedicado en exclusiva a la autora de cuentos infantiles sueca Astrid Lindgren. Vive la magia de la casa de Pippi Calzaslargas, su caballo Pequeño Tío y mucho más...

Museo Junibacken, un museo para niños … y no tan niños
4.9 (97.69%) 26 votes

La cultura es una de las facetas más arraigadas de la bella ciudad de Estocolmo. Palacios, ópera, museos,… Da igual la opción que elijas, la capital escandinava goza de una estupenda oferta cultural para todos los gustos y las edades. Como curiosidad, entre las 14 islas que componen Estocolmo puedes visitar más de 100 museos. ¿Un buen número, verdad? ¡Viva la cultura!

Uno de estos museos se encuentra en la Isla de Djurgården, se trata del museo Junibacken, el museo que más ilusión me hacía visitar y del que tenía unas ganas inmensas de disfrutar.

Su construcción está dedicada a la escritora sueca de cuentos infantiles Astrid Lindgren, autora, entre otros, del famoso personaje Pippi Långstrump (más conocida por Pipi Calzaslargas). 😉

Todo el museo Junibacken es como una pequeña ciudad para niños, con casitas y atracciones de vivos colores, incluso tienen su propia mini comisaría de policía. Nos lo pasamos pipa y sero que somos tan niñas…

Una de las atracciones del museo Junibacken
Una de las atracciones del museo Junibacken

Aunque todas las réplicas tienen el tamaño adecuado para los más peques, si vas con cuidado no hay ningún problema en pasar al interior de las cocinas o subirte a la terraza de alguna de las casitas de madera coloreadas. Eso sí, ojo con todos los niños que hay correteando por los pasillos, ellos tienen la prioridad. 😉

Réplica de casita del museo Junibacken
Réplica de casita del museo Junibacken

Una de las atracciones más impresionantes que tiene el museo Junibacken es el trenecito. Montado en uno de los vagones del tren flotante y durante aproximadamente 15-20 minutos, realizas un recorrido por los escenarios que Astrid Lindgren representaba en sus principales cuentos.

Durante todo el recorrido una voz de mujer, que representa a Astrid Lindgren, va narrando las historias consiguiendo que te sientas partícipe del cuento. La construcción de los escenarios adaptándose a medida que vas pasando con el vagón es sencillamente impresionante, estábamos maravilladas con la experiencia.

Antes de comenzar el trayecto puedes seleccionar el audio de la narración de tus auriculares en el idioma que prefieras, hay 12 disponibles entre los que está el español.

El recorrido fue maravilloso, nos llevávamos una sorpresa detrás de otra, jejeje, creo que no cerramos la boca de asombro en todo el recorrido. Sin duda alguna conseguimos evadirnos, dejándonos llevar totalmente por la imaginación y la magia que tanto caracteriza a Suecia. Totalmente recomendable, de verdad!

En esta atracción no dejan hacer fotos por lo que no os podemos presentar ninguna imagen, pero seguro que estáis deseando ir a verlo en directo vosotros mismos…

El final del trenecito te deja en la réplica de la casa de Pippi Calzaslargas, donde puedes divertirte tumbándote en su cama, jugando en su rayuela, subiéndote a lomos de su querido caballo de lunares Pequeño Tío o adentrándote en su cocina. Si, como nosotras, de pequeño has seguido sus aventuras de televisión, ¡seguro que te encantará!

Rayuela de la casa de Pippi Calzaslargas en el museo Junibacken
Rayuela de la casa de Pippi Calzaslargas en el museo Junibacken

Después de recorrer y disfrutar con todas las atracciones del museo, puedes bajar a la cafetería donde tienen multitud de bebidas, snacks y platos de comida para reponer fuerzas.

Indicaciones dentro del museo de Junibacken
Indicaciones dentro del museo de Junibacken

Y como no podía ser de otra forma, toda la cafetería es en sí misma un escenario lleno de color y alegría. ¿Hemos dicho ya que nos encantó? 😉

Tomamos un snack y un cafe mientras comentábamos lo genial que nos había parecido y sí, mientras descansábamos un poquito del día tan completito que llevábamos…

Algo que nos llamó mucho la atención y que nos pareció realmente un factor diferenciador, es que el museo Junibacken tiene una zona para poder dejar los carritos de los niños aparcados con su candado. Sí sí, da igual lo que lleves, tu puedes dejar tu cochecito y olvidarte de él mientras disfrutas con los peques. Esto constanta una vez más la increible seguridad que existe en la capital escandinava.

El museo Junibacken se encuentra abierto todo el año de 10:00 a 17:00. La entrada cuesta 145 SEK (unos 16€) para los adultos y 125 SEK (unos 14€) para los niños de 2 a 15 años. Si tienes la tarjeta Stockholm Card es gratis, ya que es uno de los 84 museos a los que puedes acceder con ella.

La única restricción de septiembre a mayo es que los lunes permanece cerrado.

En este enlace de su página web oficial puedes encontrar todos los detalles de este increíble museo.

Y por si quieres tenerlo más ubicadito, aquí te dejamos la dirección exacta.

Museo Junibacken: Galärvarvsvägen 8, 115 21 Stockholm, Suecia

About Eli y Mar

Viaja siempre que puedas, descubre destinos nuevos, vuelve a aquellos que recuerdes con cariño. Recuerda que miles de culturas, estilos de vida y lugares increíbles te están esperando. ¿Para cuándo la próxima escapada?

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Estocolmo
Cómo ir del aeropuerto de Arlanda al centro de Estocolmo

Uno de los puntos fuertes de Estocolmo son las comunicaciones. Además de las opciones de transporte privadas, su importante red...

Cerrar