Isla de Spinalonga - Creta - Grecia

Isla de Spinalonga, la fortaleza de aguas turquesas

Historias de valentía y superación encerradas entre los muros de una proeza de la ingeniería militar en el idílico entorno de la bahía de Elounda

 

Pocos lugares son tan emblemáticos para el pueblo de Creta como la histórica Isla de Spinalonga. Visitada por miles de turistas cada año, este icono cretense, situado en la zona noreste de la isla griega, puede presumir muy alegremente de ser una de las obras de ingeniería militar más logradas de la historia.

De bastión defensivo a exilio de enfermos

Inicialmente unida a la península de Kolokitha, fue el pueblo veneciano, allá por 1526, quien convirtió a Spinalonga en la isla que hoy es. Con el fin de mejorar la defensa de este área geográfica, separaron literalmente Spinalonga de las costas de Kolokitha, construyedo, 20 años después, la inexpugnable fortaleza que ha llegado hasta nuestros días. A los turcos les costó sudor y lágrimas echar a los venecianos…nada menos que 60 años!!

Ya en épocas más cercanas, serían los cristianos los que la usarían como refugio ante invasiones enemigas. Los desembarcos eran muy complicados al llegar la muralla al mar. Tristemente, en la primera mitad del siglo 20, el último cometido de esta isla fue el de ofrecer refugio y auxilio a una colonia de leprosos durante los años de mayor virulencia de esta mordaz enfermedad… :(

Pero como suele decirse, eran otros tiempos…

La Isla de Spinalonga en la actualidad

Hoy día, la Isla de Spinalonga, ofrece al turista un rico escenario arqueológico y de gran valor histórico desde donde poder disfrutar del entorno mágico de las aguas de la bahía de Elounda.

Para visitarla, la mejor opción es coger uno de los barquitos que parten desde los puertos de Agios Nikolaos (1 hora, 18 ó 20€), Elounda (20 minutos, 10€, los niños menores de 13 años, 5€) o Plaka (10 minutos, 8€).

Nosotros elegimos partir desde el coqueto puerto de Elounda, está pegadito a Agios Nikolaos (5 minutos en coche) y el ahorro en tiempo de travesía y coste es importante. Además, parten barcos con mayor frecuencia, cada media horita. ;)

Vista del puerto de Elounda desde el mar

A qué es mono el puerto de Elounda?

Como apunte a tener en cuenta, la Isla de Spinalonga está completamente deshabitada, no hay alojamiento alguno, por lo que lo habitual es ir y volver en el mismo día. Más considerando que el retorno es completamente gratuito. ;)

Pues nada, ahí estábamos, venidos desde Madrid, los 4 fantásticos estábamos listos para conocer la Isla de Spinalonga :)

Los 4 fantásticos listos para visitar la Isla de Spinalonga :)

Los 4 fantásticos listos para visitar la Isla de Spinalonga :)

Tras dejar el coche en el parking gratuito del mismo puerto, llegamos al kiosko con el tiempo justo para comprar los billetes, faltaban 5 minutos para partir… :)

Venta de tickets para la Isla de Spinalonga en el puerto de Elounda

Venta de tickets para la Isla de Spinalonga

EliRápido chicos que el barco se va...

Isla de Spinalonga, allá vamos!

Hacía un día espléndido, desde la proa del barquito disfrutábamos de las idílicas aguas de la bahía mientras intentábamos adivinar la localización exacta de la isla fortaleza. Sí, ya la veíamos, ahí, a lo lejos, la muralla veneciana hacía acto de presencia. Ya no quedaba nada!! Bieeeen!!

Visualizando a lo lejos la Isla de Spinalonga

Visualizando a lo lejos la Isla de Spinalonga

Mientras el barco atracaba, observábamos con detalle las diferentes tonalidades que tanto caracterizan a Creta y que por supuesto no podían faltar en las faldas marinas que rodean la isla. Cuánta belleza al alcance de nuestra mirada!! :)

Colores verde turquesa, azul clarito y azul intenso en las aguas que rodean a la Isla de Spinalonga

Pero qué bonitas las aguas que rodean Spinalonga…

Preciosas aguas turquesas rodean la Isla de Spinalonga

Dan ganas de zambullirse, verdad?

Ya con los pies en tierra firme, nos dirigimos a la caseta para comprar las entradas del recinto arqueológico, es decir, de toda la fortificación (el Ministerio de Cultura griego está trabajando de lo lindo para conseguir que la Fortaleza de Spinalonga sea Patrimonia de la Humanidad).

Caseta para la compra de las entradas a la fortaleza de la Isla de Spinalonga

Caseta para la compra de las entradas a la fortaleza de la Isla de Spinalonga

La entrada general cuesta 2€, ofreciendo importantes descuentos a menores de 18 años y estudiantes (los carnets de la UNED y la UOC son válidos). Vamos, que de los 4 que íbamos, sólo pagué yo… :(

Una vez más quedaba patente la preocupación de Grecia para con la Cultura, es muy notable y aplaudible las facilidades que ofrecen al visitante para conocer cada una de sus riquezas históricas. Ojalá tomaran ejemplo otros países más cercanos… :(

Desnudamos a la Isla de Spinalonga

Una puertecita de madera nos permite entrar en el recinto amurallado. Desde ahí empezamos el recorrido dejando atrás el movimiento del puerto de Spinalonga, la llegada de navieras de turistas era continua. :)

Barcos llegando al pueto de la Isla de Spinalonga

Barcos llegando al pueto de la Isla de Spinalonga

Avanzábamos despacio, mientras recorriamos cada metro del baluarte defensivo, intentábamos imaginar cómo habían vivido allí los diferentes pueblos conquistadores: Venecianos, turcos, cristianos, … Durante siglos, Spinalonga sirvió como escenario de épicos episodios de heroicidad, valentía y lucha por la libertad.

La Isla de Spinalonga adentrándose en las aguas de la bahía

La Isla de Spinalonga adentrándose en las aguas de la bahía

Crueles batallas y sangrientos enfrentamientos en un escenario en el que ahora tan sólo se percibía tranquilidad y sosiego, todo resquicio violento había quedado difuminado con el paso del tiempo…

Es por eso que nos parecía realmente admirable el buen estado de conservación de la mayoría de las edificaciones venecianas. ¿A qué no parece que tengan 400 años :) ?

Las murallas de la Isla de Spinalonga están en muy buen estado

Las edificaciones venecianas presentan muy buen estado de conservación

De repente, se nos ocurre salirnos del cómodo camino asfaltado y subir cual cabras montesas por la ladera de la montaña, queríamos ascender a lo más alto, a la cima de Spinalonga.

El terreno era peligrosamente escarpado, había numerosas piedras sueltas y debíamos extremar la precaución e ir con cautela, pero desde luego, el esfuerzo tuvo su recompensa, no creéis??

Idílicas vistas de la bahía de Elounda desde la cima de Spinalonga

Vistas de ensueño de la bahía de Elounda desde la cima de Spinalonga

Respiramos profundamente, el paisaje era realmente abrumador, incitaba a sentarse y quedarse literalmente embobado, con la mirada perdida…

Idílicas vistas de la bahía de Elounda desde la cima de Spinalonga

Idílicas vistas de la bahía de Elounda desde la cima de Spinalonga

¿Cuántas veces habrían hecho este recorrido los barcos de pasajeros? ¿Cuántas personas habrían visitado la Isla de Spinalonga?

El libro La Isla, está basado en Spinalonga

El libro La Isla, está basado en Spinalonga

Espléndidas vistas en un entorno paradisíaco que guardaremos para siempre en nuestra retina…

Un buen rato después iniciamos el camino de descenso, aventurándonos a tomar otra vía distinta a la elegida para subir, queríamos recorrer los entresijos de Spinalonga para empaparnos bien de su esencia!!

A nuestro encuentro salieron conjuntos de viviendas mejor o peor conservados,

Restos de una antigua vivienda de la Isla de Spinalonga

Restos de una antigua vivienda de la Isla de Spinalonga

Restos de una antigua vivienda de la Isla de Spinalonga

¿Nos pillamos este apartamento?

cactus labrados con la firma de quien no tenía otra cosa mejor que hacer…,

Cactus de la Isla de Spinalonga

Cactus de la Isla de Spinalonga

ventanas secretas con vistas al bonito azul de las cristalinas aguas de la bahía,

Vistas desde la ventana de una de las antiguas viviendas

Vistas desde la ventana de una de las antiguas viviendas

Vistas desde la ventana de una de las antiguas viviendas

Vistas desde la ventana de una de las antiguas viviendas

y hasta zonas de alabastro, un valioso y duradero material utilizado entre otras cosas para construir nada más y nada menos que el trono del Rey Minos, allá por el año 2000 a.C. (se puede visitar en el Palacio de Knossos). :)

Alabastro encontrado en la Isla de Spinalonga

Alabastro encontrado en la Isla de Spinalonga

Ya en la base de la fortaleza, nos recibe la antiquísima Iglesia de San Panteleimon, del año 1709 a.C..

Cuenta la historia que en esta edificación eclesiástica residió el heroico y valiente cura quien, siendo una persona completamente sana, ayudó y cuidó a numerosos enfermos durante los años en los que Spinalonga fue una colonia de enfermos de lepra.

Iglesia de Saint Panteleimon

Iglesia de Saint Panteleimon

Y es que por difícil que sea imaginarlo, hasta el año 1957, Spinalonga estuvo habitada por un importante número de personas que, pese a su enfermedad, intentaban llevar una vida lo más digna y normal posible. Se enamoraban y formaban familias, tenían sus propios negocios, organizaban sus celebraciones para intentar divertirse, llegaban incluso a tener esperanza de curarse y poder volver a Creta… :)

Antigua edificación que perfectamente pudo ser una taberna

Antigua edificación que perfectamente pudo ser una taberna

Sin lugar a dudas, un claro ejemplo de superación y valentía que quiso plasmar la brillante escritora británica Victoria Hislop en su exitosa obra “La Isla”.

Con este conmovedor libro, Hislop quiso transformar el oscuro y triste episodio de Spinalonga en una verdadera historia de esperanza y amor. Este gesto tuvo una arrolladora acogida en el pueblo griego, quienes incluso produjeron una serie de televisión que bate records de audiencia… :)

A día de hoy, las salas del antiguo hospital han sido acondicionadas, siendo utilizadas como espacios de museo donde se exhibe parte del instrumental médico utilizado en aquella época, así como diversos carteles con la historia y evolución de la camaleónica Isla de Spinalonga.

Panel informativo con parte de la historia de la Isla de Spinalonga

Panel informativo con parte de la historia de la Isla de Spinalonga

Y es que, si bien es cierto que hoy día Spinalonga es tristemente recordada por ser una de las últimas colonias de leprosos del mundo, su longeva historia le confiere y otorga una sería de títulos bien merecidos como enclave estratégico e importante símbolo de resistencia de la isla griega de Creta.

Y así, con sentimimientos enfrentados por lo mágico del lugar y a la vez la triste historia que encierra, llegamos a la puertecita de madera, nuestro punto de inicio.

Puertecita de madera para entrar al recinto amurallado - Isla de Spinalonga

Puertecita de madera que da acceso al recinto amurallado

Hacía un sol de justicia, por lo que decidimos esperar el barquito de retorno al cobijo de uno de los codiciados árboles que había por la zona. ;)

Con ligero optimismo fuimos a comprar una botellita de agua a la tienda…pero nada, nuestra sed no llegaba al punto de necesitar pagar 3€ por una botella de 0.5l … jejeje

La visita a la Isla de Spinalonga había sido muy especial, cierto es que guarda entre sus murallas crueles y tristes historias, pero el tinte bucólico del entorno junto con la omnipresente aura de humanidad y coraje hicieron que esta excursión fuera mágica:)

About Eli y Mar

Viajar por todos los rincones del mundo, investigar lugares nuevos, conocer culturas diferentes, ... Es la mejor manera de enriquecerse como persona

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más en Creta
Playa de Elafonisi en Creta
Elafonisi, arena rosa y aguas cristalinas

 No sé a vosotros, pero a mi se me cae literalmente la baba cuando veo imágenes de playas paradisíacas, con...

Cerrar